Los anticiclones semipermanentes y los vientos alisios, que forman parte de la célula de Hadley, generan desiertos,  zonas áridas y con escasas precipitaciones.

 

Ver vídeo

 

Fuente: La Voz de Galicia