Alberto Martí y Damián Caballero entrevistaron a 700 personas para un estudio sobre los lugares de Galicia con una mejor aptitud climática


Es bien conocida la estrecha influencia del clima el tiempo atmosférico sobre la vida diaria, el confort y la salud de las personas, así como sobre muchas de las actividades económicas y de ocio que realizan. Así, de poder elegir las características ideales del clima donde vivir, cuáles serían las preferidas de los gallegos y gallegas?, cuáles serían los lugares de Galicia con una mejor aptitud climática?

Para contestar la estas preguntas, el profesor de Geografía Física de la USC Alberto Martí y el geógrafo y climatólogo Damián Caballero realizaron 700 encuestas por toda Galicia que demuestran que el clima ideal para una mayoría de la población gallega sería aquel con veranos con temperaturas suaves, muchas horas de sol y pocos días de lluvia, e inviernos suaves, además de vientos flojos o escasos y una humedad media/baja.

Mas en las respuestas se observan distintas opiniones en función del género, edad o residencia. Así, las mujeres, la población urbana y la de costa prefieren pocos días de lluvia. Y mientras que la masculina del medio rural y del interior muestra preferencia por inviernos fríos, las mujeres y las personas de más de 70 años los prefiere suaves. Además, los los verán cálidos o calurosos son más deseados por la población urbana, una opción que curiosamente nadie mayor de 70 eligió, “ seguramente por los efectos perjudiciales de las altas temperaturas sobre su salud”, matizan los investigadores.

Otra de las curiosidades de la encuesta que encontraron sus autores fue la coincidencia de las preferencias con las características climáticas contrarias a las que viven. De este modo, los habitantes de la provincia de Ourense se decantan por veranos suaves, mientras que los de Lugo los prefieren cálidos e inviernos suaves.

La costa pontevedresa

Habida cuenta estas preferencias más las condiciones climáticas reales de Galicia, los espacios con mayor aptitud climática para vivir se corresponden con la franja litoral atlántica, pero muy especialmente con las áreas en torno a las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa, así como los ayuntamientos del bajo Miño entre Tui y A Guarda. En esa zona, como explican los autores, la cercanía al océano “ favorece la moderación de las temperaturas durante todo el año y ambientes suaves tanto en verano como en invierno, además de una mayor insolación”. También en la provincia de Ourense las Terras de O Bolo y del valle del Bibei, así como algunas zonas de mediana altitud de la Baixa Limia son destacados positivamente en este ranking debido la una elevada insolación, menor número de días de lluvia y veranos con temperaturas máximas suaves debido al efecto de la altitud.

Variación espacial del índice de aptitud del clima (a mayor valor, mayor aptitud) para vivir en función de las preferencias de la población gallega y de las condiciones climáticas del territorio.
Autor: Dominic Royé

En el otro extremo, los lugares con menor aptitud climática para los gallegos y gallegos son las áreas de montaña, bien por su elevada altitud, como ocurre en la Sierra de Ancares, Macizo de Trevinca o en Cabeza de Manzaneda, o por su posición septentrional, como las sierras del norte de las provincias de Lugo y A Coruña ( Faladoira, Xistral, Lourenzá o Meira). Estos espacios de montaña tienen ambientes más extremos, con nubosidad abundante y un menor número de horas de sol, más días de precipitación e inviernos muy fríos y veranos frescos.

La mayor parte del interior de Galicia presenta unos valores de aptitud climática intermedios. En unos casos debido a la mayor frecuencia de días de precipitación, a la menor insolación y la temperaturas invernales bajas o muy bajas, como el interior de las provincias de A Coruña y Lugo. En otros, por los valores térmicos extremos que tienen lugar, tanto en invierno como, sobre todo, en verano, como es el caso de las depresiones interiores de Monforte, Verín y Ourense, el valle del río Miño a su paso por las comarcas de Ribeiro, Paradanta y Condado, el valle del río Sil en Valdeorras o lo del Tela al sur de la provincia de Pontevedra, donde los veranos acostumbran a ser muy calurosos.