Hoy en Tysmagazine os vamos a hablar de un tipo de turismo del que seguro que habéis escuchado hablar. Este producto turístico se desarrolla en puertos francos, zonas turísticas consolidadas y las principales capitales europeas, donde se dan las condiciones sociales, demográficas y económicas ideales para las principales marcas mundiales. Los establecimientos más exclusivos se localizan en céntricas avenidas y zonas comerciales atrayendo así a un turista cuya motivación principal es adquirir productos exclusivos o a buenos precios, productos artísticos, tecnológicos, culinarios o de moda entre otros.

¿Cuáles son los principales focos europeos del “shopping“?

  • Milán (Italia), considerada por muchos la capital europea de la moda, donde sobresale el llamado “Quadrilatero della Moda”, delimitado por las calles Montenapoleone, la Via Sant´Andrea, Via Manzoni y Via della Spiga.
  • París, con sus dos grandes almacenes: Galerías Lafayette y Printemps, en el Bulevar Haussmann, o la calle Foubourg-Saint-Honoré, una de las calles más prestigiosas y comerciales de la capital francesa, para el shopping más exclusivo. Además, París está plagada de calles y centros comerciales con precios más ajustados al bolsillo medio.
  • Londres y sus calles de Bond Street y Savile Road, en el barrio de Mayfair, los almacenes Harrods y Selfridges, o las céntricas zonas comerciales más asequibles al bolsillo del ciudadano medio como Picadilly Circus, Oxford street y Regent street.
  • Ámsterdam, donde a pesar de que los míticos coffeeshops han sido vetados por el gobierno desde enero de 2012 a los turistas, convirtiéndolos en clubes sólo para holandeses o ciudadanos con permiso de residencia, acoge miles de tiendas, como los famosos almacenes De Bijenkorf y Maison de Bonneteri, o Kalverstraat, la calle más comercial de la ciudad, o el barrio Jordaan, para los amantes de la ropa estilo vintage.
  • Como dato de interés, la que a día de hoy es la calle peatonal comercial más larga de Europa se encuentra en Copenhague (Dinamarca) y su nombre es Stroget. Esta ciudad junto a Estocolmo (Suecia), son otras dos importantes capitales europeas del turismo de compras.
  • Son dignos de mención los llamados puertos y zonas francas europeas como Andorra, Gibraltar o Suiza, que se encuentran libres de impuestos que graven al consumo o bien con una regulación fiscal favorable para la actividad del shopping por parte de los visitantes.

18 Turismo de compras_1

En el turismo de compras el motivo principal del desplazamiento es la adquisición de productos, bien por precios considerablemente más bajos, bien como recuerdo tangible de la experiencia del viaje. Entorno a esta motivación surgen tipologías comerciales específicas como pueden ser las factories de lujo. Se trata de verdaderos centros comerciales temáticos, en los que las grandes marcas ofrecen a precios considerablemente inferiores a los de mercado prendas de colecciones anteriores e incluso actuales, a veces con algún tipo de desperfecto o simplemente para disminuir los stocks. Seguro que conocéis alguno y seguro que tampoco pudisteis evitar la tentación de entrar en busca de un chollo.

Hay varios complejos en España que reúnen estas características, por ejemplo La Roca Village (Santa Agnès de Malanyanes, La Roca del Vallès, Barcelona‎) que alberga más de 900 boutiques outlet de las marcas de moda y de estilo de vida líderes en el mundo. Ofrece una experiencia de compras outlet de lujo sin parangón para compradores exigentes en toda Europa. Los nueve Villages, que se ubican cerca de algunas de las ciudades preferidas de Europa, son destinos turísticos por derecho propio y además funcionan incluso en momentos de crisis.

Dentro de este modelo de turismo de compras vinculado a los outlets debemos mencionar el caso de Allariz

(Ourense, Galicia). Bajo la marca outletallariz se construyó una idea promoción local pionera cuyo impulsor son 19 tiendas de grandes diseñadores cuyos establecimientos discurren en pleno casco histórico. Estas tiendas, se mezclan con las de artesanía o delicatesen y dulces locales. En este caso el turismo de compras actúa como elemento fundamental en la oferta turística y como un dinamizador muy importante de la vida económica.

No solo las tiendas con grandes descuentos impulsan este tipo de turismo sino que los cambios de moneda también pueden favorecer estos desplazamientos. Es el caso de los últimos años del dólar respecto al euro. Mientras el cambio era favorable para la moneda europea, resultaba rentable facturar una maleta vacía que podía volver llena de cosas que resultaban más económicas en Nueva York, por ejemplo. También las clases pudientes de países en vías de desarrollo se desplazan a destinos donde pueden encontrar mayor variedad de productos.

18 Turismo de compras_2

¿Y qué decir de los mercadillos de imitaciones de algunas ciudades asiáticas? Estaremos de acuerdo con que las imitaciones no son una actividad legal, y que en la mayor parte de los casos suponen un perjuicio para los diseños originales. Pero también es una realidad que cualquiera que va a uno de estos destinos no puede resistir la tentación de hacerse con una copia divina del último bolso de Chanel.

También son cada vez más atractivos los centros comerciales de las ciudades, que no se diseñan exclusivamente para los residentes. Muchos de ellos se encargan incluso a afamados arquitectos y se convierten por sí mismos en un motivo de visita. Además incluyen todo tipo de oferta de ocio y restauración y alguno hasta tiene pistas de esquí.

En España destacan tres capitales como destinos nacionales del shopping:

Madrid, con su mercado de Fuencarral, el barrio de Salamanca y las tiendas de la Gran Vía.

Barcelona, con su paseo de Gracia, la avenida del Portal del Ángel y el barrio del Born.

Valencia, con sus calles Marqués de Dos Aguas y Poeta Querol, mercado de Colón y plaza del Patriarca.

Fuera de las grandes urbes, sobresalen las Islas Canarias, antiguo puerto franco, cuyo Régimen Económico y Fiscal les exime del IVA, a cambio del IGIC aplicado a la Comunidad, con una presión fiscal mucho menor que la peninsular. En este sentido no debemos olvidar la capacidad de atracción del turismo de compras que tienen determinados ámbitos turísticos litorales como la Costa del Sol, donde brilla con luz propia la ciudad de Marbella y su Puerto Banús.

Es cierto que la realidad económica no invita a gastar grandes cantidades de dinero en compras pero no es menos cierto de que a la inmensa mayoría nos gusta ir de tiendas y, si se puede, coger alguna cosa. Estamos por tanto ante un modelo de negocio capaz de movilizar a la población pudiendo convertirse, bien gestionado, en un modelo turístico muy rentable. Desde Tysmagazine os invitamos a visitar estas ciudades y ver in situ como funciona.