Las ciudades siguen creciendo a un ritmo exponencial lo que conlleva una mayor impermeabilización del suelo, modificando considerablemente el ciclo hídrico, sin contar que las urbes son grandes generadores de contaminación. Estas alteraciones provocan graves trastornos para gestionar las aguas pluviales, pudiendo llegar a inundar parte de la trama urbana o contaminar aguas subterráneas. La necesidad de realizar una gestión sostenible (social, ambiental, económica y paisajística) de las aguas pluviales, está generalizando el uso de Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS), también conocidos como Best Management Practices (BMPs) o Water Sensitive Urban Design (WSUD).

 

El objetivo de las SUDS es resolver problemas de cantidad y calidad de las aguas de escorrentía en zonas urbanas, minimizando sus daños y favoreciendo una integración adecuada en el paisaje y en el medio natural. Además estos sistemas reducen los costes económicos, ya que reducen el volumen de los influentes en depuradoras y rebajan la demanda de agua potable. Se gestionan las aguas pluviales teniendo en cuenta tres puntos fundamentales:

 

  •          La laminación de la cantidad de agua
  •          La mejora de su calidad mediante procesos naturales
  •          Aumento de la calidad de vida de la ciudadanía  con la mejora del paisaje y la recuperación de hábitat naturales dentro del ámbito urbano.

 

 La filosofía de estas técnicas es reproducir, lo más fiel posible, el ciclo hidrológico natural previo a la urbanización o la alteración humana.

 

A pesar que en España y en Latinoamérica  estos sistemas de drenaje sostenible son bastante novedosos, en los países anglosajones como Reino Unido, Australia o Estados Unidos presentan un largo bagaje y con el tiempo serán comunes en la mayor parte de las ciudades.

 

A estos sistemas  se los puede clasificar de diferentes formas. Una bastante común y sencilla es hacerlo mediante dos categorías:

 

Medidas no estructurales: aquellas que no suponen la colocación de ninguna estructura constructiva. Como puede ser los programas de educación y concienciación, la limpieza de las superficies impermeables, controlar la aplicación de herbicidas, etc.

 

Medidas estructurales: medidas que requieren de la construcción de uno o varios elementos. Las más utilizadas son:

  • Áreas de biorretención. Son técnicas de drenaje urbano diseñados principalmente para el control de la calidad del agua antes de su vertido al medio, ya que su capacidad para el control de caudal es bastante reducida.
  • Cubiertas vegetadas. Las cubiertas vegetadas o Green-roof están concebidas para interceptar y retener las aguas pluviales, reduciendo el volumen de escorrentía y atenuando el caudal pico. Estructuralmente consisten en un sistema multicapa colocado sobre los tejados de los edificios sobre el que se favorece el crecimiento de vegetación.
  • Cunetas verdes. Las cunetas verdes son estructuras lineales cubiertas de hierba, con una base superior a medio metro y taludes con poca pendiente (< 1V:3H). Están diseñadas para capturar y tratar el volumen de calidad de agua.

Susdrain - Upton Sept 2012 Image_08

  • Depósitos enterrados de detención. Son depósitos cuya función es la de laminar el hidrograma mediante el almacenamiento de un volumen de escorrentía y su posterior vertido al medio.
  • Depósitos superficiales de detención. Son depósitos que almacenan de temporalmente la escorrentía generada aguas arriba, laminando los caudales punta y atenuando los picos de caudal.
  • Depósitos y estanques de infiltración. Son depresiones en el terreno o embalses poco profundos que se diseñan para almacenar e infiltrar gradualmente la escorrentía generada en las superficies adyacentes. El objetivo de estos depósitos es la transformación de un flujo superficial en subterráneo, eliminando los contaminantes mediante filtración, adsorción y transformaciones biológicas.
  • Drenes filtrantes o franceses. Son zanjas poco profundas recubiertas de geotextil y rellenas de material filtrante, en el que suele haber un conducto inferior de transporte.
  • Estanques de retención. Los estanques de retención son depresiones del terreno que contienen un cierto volumen de agua en todo momento.
  • Filtros de arena. Los procesos que tienen lugar en estas técnicas son la retención, la filtración y sedimentación. En los filtros de arena se almacena el agua temporalmente y la hacen atravesar varias capas de arena, mejorando así su calidad en el flujo de salida. Éste puede ir directamente a la red de alcantarillado o infiltrarse en el subsuelo.
  • Franjas filtrantes. La franja filtrante es una sección de tierra vegetada con cierta inclinación, diseñada para recibir la escorrentía superficial y facilitar su filtración. Su principal misión es filtrar una lámina de escorrentía atrapando sólidos y aceites
  • Humedales artificiales. Los humedales son superficies amplias de agua construidas artificialmente, con poca profundidad y vegetación propia de pantanos y zonas húmedas.
  • Pozos y zanjas de infiltración. Pozos y zanjas de infiltración son perforaciones y trincheras rellenas de material granular que sirven para recoger y almacenar el agua de escorrentía hasta que se produce la infiltración de la misma al terreno natural.
  • Superficies permeables. Se entiende por superficie permeable un pavimento construido por el hombre que permite el paso del agua.

 

Fuente/fotos: drenajeurbanosostenible y susdrain

Autor: Jose M. Taboada

tysgal