La hipótesis es poco realista, pero si la Tierra dejase de rotar el primer efecto sería el fin de los días y las noches. Los días ya no serían de 24 horas, sino de un año. Los cambios climáticos, además, asolarían el planeta. Pero no es todo. La distribución geográfica de las masas continentales y oceánicas sería diferente. Debido a que esta gira, la fuerza centrífuga hace que el planeta se abulte lo largo del ecuador. Sin rotación, no existiría ninguna protuberancia. Sin ese bulto, todo el exceso de agua sujeto a lo largo del ecuador se desplazaría hacia los polos, cubriéndolos por completo hasta llegar a desaparecer. Los océanos podrían migrar gradualmente hacia los polos y provocar que la tierra emergiese en la región ecuatorial.

Debido a la deceleración todo lo que no estuviera sólidamente anclado a la Tierra (es decir, todos nosotros, edificios incluidos) saldríamos despedidos a esa velocidad (sería algo parecido a ir en coche a casi 1.700 km/h y chocar contra un muro). Dado que la velocidad de rotación en los Polos es menor, la población muy cerca de los Polos podría sobrevivir inicialmente. Aunque solo al principio.

Los océanos se elevarían como enormes tsunamis inundando los continentes. Luego el agua se acumularía en los Polos al no existir la inercia del giro que mantiene a los océanos en su sitio y por ser también la gravedad mayor en los Polos. El centro del Tierra se quedaría sin agua tal y como demostró la empresa especializada en sistemas de información geográfica ESRI en un artículo especializado.

Esta animación muestra las etapas intermitentes durante esta migración de los océanos de la tierra y los cambios en las extensiones de tierras, elevación topográfica y profundidad batimétrica causados ​​por la velocidad de la disminución de la rotación de la tierra. Muestra los efectos de la reducción gradual de la fuerza centrífuga de su nivel actual a ninguno, dejando a la gravedad como la única fuerza que controla la extensión del océano.

see enlargement

La influencia de la velocidad de rotación de la Tierra tiene un efecto dominante en la geometría del mundo, en términos de forma global del mundo, así como el contorno de los océanos del mundo. Alivio físico de la Tierra es sólo un factor secundario que controla la delineación de los océanos. La desaceleración de la rotación de la tierra continuará por 4 mil millones años-el tiempo que nos podemos imaginar. La desaceleración infinitesimalmente-pero constante-cambia la geometría del mundo y hace que sea dinámico. El resultado neto de estos ajustes dinámicos es que la Tierra se está convirtiendo poco a poco cada vez más como una esfera. Sin embargo, pasarán miles de millones de años antes que La Tierra deja de girar por lo que, en principio, no deberíamos alarmarnos.

[useful_banner_manager banners=7 count=1]