La biodiversidad es la base de la vida y de los servicios esenciales que prestan los ecosistemas. Constituye la base de sustento de los pueblos y el desarrollo sostenible en todas las áreas de actividad, como la agricultura, la silvicultura, la pesca y el turismo. Al detener la pérdida de la biodiversidad, estamos invirtiendo en las personas, su vida y su bienestar.

autumn-1072827_960_720

Existen, sin embargo, retos importantes por delante, tal como el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon señala:
“A pesar de numerosos compromisos, la pérdida de biodiversidad continúa creciendo en todas las regiones.  Sólo 15 por ciento de los países están en camino de alcanzar las Metas de Aichi para la biodiversidad en la fecha prevista de 2020.  Además, la expansión de los sectores que dependen y afectan la biodiversidad – incluyendo la agricultura, la silvicultura, la pesca y la acuicultura – planteará igualmente un reto importante para detener la pérdida de biodiversidad en las próximas décadas”.

El Día Internacional de la Diversidad Biológica se celebra el 22 de mayo para conmemorar la adopción del texto del Convenio sobre la Diversidad Biológica, CDB, el 22 de mayo de 1992.

La próxima reunión de la Conferencia de las Partes en el CDB se realizará en Cancún, México, del 4 al 17 de diciembre de 2016, y se centrará en la integración de la biodiversidad, dentro y entre sectores.
También en Cancún y al mismo tiempo se realizará la octava reunión  del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, y la segunda reunión del Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios Derivados de su Utilización.

¿Qué hay de nuevo?
Durante su última reunión en Montreal, Canadá, el Órgano Subsidiario de la CBD sobre Implementación recomendó acciones estratégicas para la incorporación de la biodiversidad, dentro y entre sectores con un enfoque particular en la agricultura, la silvicultura, la pesca, la acuicultura y el turismo. Entre otras medidas sugirieron el uso de herramientas de valoración económica, y las evaluaciones ambientales que miden los posibles impactos sobre la biodiversidad, así como los servicios de los ecosistemas. La reunión culminó el 6 de mayo de 2016.

Las partes reconocieron los estrechos vínculos entre el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, e instaron a los gobiernos a asegurar que la biodiversidad se incluya en la aplicación de todos los objetivos de desarrollo sostenible pertinentes.

Hubo también disposiciones sobre el papel de los pueblos indígenas y las comunidades locales, las empresas y  los gobiernos subnacionales y locales para la realización del Plan Estratégico.

Repensar nuestros hábitos de consumo
Urgen cambios en la sociedad, incluyendo el uso mucho más eficiente de la tierra, agua, energía y materiales, repensar nuestros hábitos de consumo y en particular las principales transformaciones de los sistemas alimentarios.

 El análisis de los principales sectores primarios indica que los motores vinculados a la agricultura representan 70 por ciento de la pérdida proyectada de la biodiversidad terrestre. Por lo tanto es crucial abordar las tendencias en los sistemas alimentarios para determinar si el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 tendrá éxito. Las soluciones para la consecución de los sistemas agrícolas y alimentarios sostenibles incluyen un aumento de productividad sostenible mediante la restauración de los servicios ambientales en paisajes agrícolas, reduciendo el desperdicio y las pérdidas en las cadenas de suministro, y haciendo frente a los cambios en los patrones de consumo.

 Alcanzar los Objetivos de Biodiversidad de Aichi contribuiría de manera significativa a las prioridades globales más amplias abordadas por la Agenda 2030; a saber, la reducción del hambre y la pobreza, mejorar la salud humana, y la garantía de un suministro sostenible de energía, alimentos y agua potable.

Fuente: PNUMA

Tsygal_cartografia