El método placemaking (construir lugares) es una herramienta de regeneración urbana liderada por la ciudadanía. Su objetivo es transformar y revitalizar la vida pública, a partir de lugares clave en ciudades.

El placemaking ha conseguido consolidarse en los últimos años como un movimiento internacional, con multitud de intervenciones por todo el mundo. Por ejemplo estas intervenciones en México o el encuentro de Placemaking en Latinoamérica.

 


Sus ideólogos creen que la mejor fórmula para regenerar los barrios es que los vecinos y vecinas desarrollen un vínculo  con su entorno. El placemaking ayuda a construir democracia local y cotidiana desde el espacio público, buscando que diferentes grupos de interés (comunitario, privado y público) asuman responsabilidades compartidas para la transformación y el desarrollo de la ciudad. Este instrumento busca fortalecer las conexiones entre las personas y lugares, maximizando el valor del espacio público.

Esta iniciativa surge del planteamiento de muchas calles y espacios públicos que en vez de atraer la población, la suelen expulsar y convertirse en espacios exclusivos de paso (se convierten en no lugar). Y por desgracia no sólo se reduce a viales y parques antiguos sino a muchos de reciente construcción, que no están enfocados en el vecindario ni las personas que habitan esos barrios. El placemaking quiere revertir esta dinámica y crear espacios vivos y para ello es muy importante contar con las necesidades y visión de sus vecinos.

Otra de las fortalezas de esta herramienta es que no se queda sólo en la fase de diseño, sino que su meta es la ejecución de los cambios. Para ejecutar estas iniciativas las actuaciones deben de ser rápidas y fáciles de llevar a cabo y con un presupuesto reducido (sin grandes inversiones).

Por desgracia los procesos de planificación urbanística del Siglo XX y XXI se han convertido instrumentos muy rígidos y lentos, muy desconectados  con la ciudadanía. Los instrumentos de ordenación y desarrollo urbanístico les cuesta mucho recoger las inquietudes y aspiraciones de los vecinos y vecinas sobre un lugar.  Por eso son tan importantes estas herramientas  que están muy vinculadas al urbanismo táctico y/o urbanismo participatico ya citados anteriormente en TYS Magazine.