Han ido llegando en sucesivas oleadas a diferentes vecinos a los que, en algún caso, ni siquiera se les pidió el DNI para su identificación. La Subdelegación del Gobierno en Lugo castiga de momento con 35 multas de entre 500 y 800 euros, y que en total suman 20.550, a algunas de las personas que salieron a la calle para defender la vida de los 178 árboles del Malecón de Sarria. En principio, gracias a ellos, buena parte de los alisos que la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, otro organismo del Gobierno central, pretendía talar dentro de plan de encauzamiento del río se han salvado. Pero el fracaso parcial del proyecto oficial, cuya legalidad es puesta en duda por los vecinos y ha llegado incluso en forma de denuncia a la Comisión Europea, es contestado desde arriba, según los afectados, con estas sanciones económicas.

Leer noticia completa

Fuente: El País