Un material eco-friendly es un tipo producto ecológico que no es perjudicial para el medio ambiente. El concepto surge como respuesta frente a la contaminación, deforestación y demás peligros que representan para el medioambiente el uso de envases no biodegradables.

Top 5 de materiales eco-friendly

1. Bambú

El bambú se considera uno de los recursos más renovables del planeta debido a su capacidad de crecer rápidamente en prácticamente cualquier lugar del mundo. A ello debemos sumar sus propiedades antibacterianas naturales lo que elimina la necesidad de aplicar productos químicos o pesticidas para su cultivo.

¿Sabías que…? El bambú se auto regenera por lo que se replantará solo después de cada cosecha.

Uso como fibra textil: el bambú se crea a partir de la pulpa de la hierba de bambú. Estas fibras naturales se peinan mecánicamente y se hilan en hilo. Como resultado, tiene una tela con un tacto muy suave similar al lino.

Uso como madera: si lo comparamos con otras maderas duras europeas sostenibles, el bambú crece rápidamente alcanzando la madurez en cinco años, mientras que otras maderas pueden tardar hasta 25 años. 

Cuando busquéis un bambú ecológico, aseguraros de que el material sea tratado de acuerdo con las normas ambientales. El certificado del Forest Stewardship Council (FSC) 

 


2. Corcho

El corcho posee unas propiedades naturales que lo hacen impermeable y ligero. Es un material cultivado y recolectado de una manera sostenible y no industrializada ya que solo se emplea la corteza del alcornoque, lo que significa que el árbol puede seguir viviendo y proporcionar oxígeno al medio ambiente.

El corcho no solo se usa para tapar las botellas de vino. Además de los artículos para el hogar y los accesorios personales, el corcho puede convertirse en suelos para nuestras casas, revestimientos de paredes e incluso adaptarse para su uso en ropa y complementos. Es una de las mejores alternativas al cuero y al plástico.

3. Cáñamo

El cáñamo es un material ecológico que reemplaza los materiales a base de plástico para la ropa y la decoración del hogar. 

Como tela, el cáñamo es más poroso que el algodón y permite que nuestra piel respire mejor. Es resistente al moho y se suavizará con el tiempo, lo que lo convierte en un tejido ideal para ropa y complementos textiles. El cultivo de cáñamo en la actualidad es muy limitado, por lo que puede ser difícil encontrar ropa 100% hecha con cáñamo, pero las mezclas de cáñamo y algodón pueden ser prendas de alta calidad.

¿Sabías que…? El algodón utiliza un 50% más de agua que el cáñamo para convertirse en tela.

Además de las telas, el cáñamo se usa para hacer alimentos como aceites , semillas, proteínas en polvo, leche, mantequilla e incluso cerveza. Por todo ello y a pesar de su mala fama es un producto de gran valor como recurso renovable.

4. Bioplásticos

Los bioplásticos son materiales hechos de fibras de caña de azúcar, maíz y almidón de patata. Son una alternativa ecológica a los plásticos a base de petróleo que pueden tardar cientos de años en biodegradarse en el medio ambiente. Dado que los bioplásticos se generan a partir de fuentes sostenibles, se descompondrán naturalmente en lugar de producir más desechos plásticos en el medio ambiente.

Los productos hechos con bioplásticos compostables se ven y se sienten como el plástico normal. Artículos como cubiertos compostables, vajillas, pajitas, vasos, bolsas de plástico y envases se fabrican cada vez más con bioplásticos. Algunas corporaciones multinacionales, como Coca-Cola y Heinz, están produciendo un porcentaje de sus envases utilizando bioplásticos en un esfuerzo por ser más eco-friendly. 

5. Algodón orgánico

Este tejido se utiliza para casi todo lo que tenemos usamos a diario, desde nuestra ropa y sábanas hasta incluso algunos de los alimentos que comemos. El crecimiento del algodón convencional puede tener un gran impacto ambiental por el empleo de pesticidas y fertilizantes tóxicos. Sin embargo, el algodón orgánico se cultiva sin productos químicos tóxicos y requiere menos agua, por lo que el impacto ambiental que lo rodea es mucho menor; H&M es el mayor comprador mundial de algodón orgánico.

¿Sabías que…? Menos del 1% de todo el algodón cultivado es orgánico

Cuando busquéis productos hechos con algodón orgánico ecológico, evitad los tintes y elegid textiles que tengan los tonos naturales en los que se cultiva el algodón, marrón claro, crema y verde pálido. También debéis saber que el algodón orgánico puede costar más que el algodón convencional debido a los procesos agrícolas y de fabricación, pero desde TYS Magazine creemos que vale la pena el precio extra y ser un poco más eco-friendly.

 


Materiales que demos evitar para ser buenos y buenas eco-friendly

  • Algodón no orgánico: ¿tenéis alguna prenda de vestir etiquetada 100% algodón? Leed las etiquetas cuidadosamente porque puede que os sorprendáis de los productos con los que está confeccionada.
  • Tejido acrílico: este es un tejido sintético que utiliza productos químicos que, según la EPA, se han relacionado con casos de cáncer en animales. No es biodegradable ni reciclable. 
  • Tejido de poliéster: en la producción de poliéster se usa petróleo crudo, lo que lo convierte en un recurso no renovable y le otorga un alto impacto ambiental durante su producción. Lo único positivo es que puede reciclarse en botellas de plástico PET.
  • Plástico de BPA: el Bisfenol A (BPA) es un compuesto orgánico que se forma de la unión de dos fenoles y se utiliza durante la fabricación de plásticos. El año 2010 un informe de la FDA admitió los peligros del BPA en fetos y niños. El año 2011 la presión científica y social obligó a prohibir el uso de BPA en biberones plásticos de criaturas menores de 3 años. La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA, siglas en inglés) incluyeron en 2017 el BPA en su lista de “sustancias altamente preocupantes” por ser un elemento que puede producir todo tipo de problemas en la salud como defectos en desarrollo fetal, deficiencias cognitivas, malformaciones congénitas, alteraciones del desarrollo sexual o el desarrollo de varios tipos de cáncer sensibles a las hormonas como el cáncer de mama, de próstata o de tiroides.