Esta guía realizada por el Gehl Institute muestra cómo los alcaldes pueden fomentar una vida pública vibrante. La “Guía del Alcalde para la Vida Pública”, una publicación realizada con apoyo de Knight Foundation, que nace sobre la premisa que la vida pública es un derecho para todos. 

Este manual se divide en cinco estrategias: Medir, Invitar, Hacer, Evolucionar y Formalizar.

Esta guía es tanto para los alcaldes y  dirigentes públicos como para su personal laboral. Este documento establece estrategias  para observar y  medir lo que la gente hace en los espacios públicos. También ofrece tácticas y estudios de casos del todo el mundop ara ayudar a las administraciones municipales a llevar a cabo iniciativas.

Estrategias:

  • Medir

Si quieres entender cómo mejorar los espacios públicos en tu ciudad, no empieces desde cero. Comience con la medición. Cuando se mide cuántas personas y en qué zonas de los espacios públicos pasan el tiempo (dónde), así como lo que hacen , obtendrá una mejor idea de qué diseño o cambios de políticas podrían contribuir mejor a la vida pública de una ciudad o vecindario.

  • Invitar

La participación de los grupos ciudadanos en el desarrollo de proyectos urbanos es más común cuando las iniciativas ya están definidas, según se propone en la guía. Por esto, se plantea que es necesario realizar un calendario de proyectos para que la población pueda involucrarse en etapas iniciales. Así, se haría de manera más eficaz e inclusiva. Las personas tienen que sentirse bienvenidas.

Paralelamente, es recomendable que esto se replique en diferentes actores para la toma de decisiones.

  • Hacer

La publicación recomienda realizar proyectos de bajo coste y bajo riesgo, además favorecer los activos que ya existen y construir sobre lo que las experiencias que existen.

  • Evolucionar

Ser flexible, dejar margen de maniobra para quieres están a cargo y de sensibilidad con la población. Se debe permitir a los residentes expresar sus aportaciones en múltiples etapas del proyecto.

  • Formalizar

Si bien la mejora de un solo parque o calle vale la pena, la meta debe ser más amplia para los alcaldes, buscando institucionalizar e incorporar en los procesos de planificación debido a que ha demostrado ser un éxito y ha contribuido a tener ciudades más equitativas, habitables y vibrantes.  Este enfoque no sólo es posible, sino que ha demostrado ser muy exitoso en la escala de la ciudad.

Descargar guía para ayudar a que los alcaldes a mejorar la vida pública