Los riesgos no antrópicos se definen como los posibles fenómenos naturales que pueden dar lugar a daños para las personas o sus bienes y/o el ambiente.

Hace unos días ya os hablamos en TYS Magazine de las zonas de inundables pero en esta ocasión queremos ir un poco más allá. Los fenómenos naturales, como las inundaciones, incluyen aquellos riesgos que se deben a factores geográficos y climáticos. En ocasiones son riesgos predecibles en función de la situación atmosférica y geográfica de las zonas. Suelen mantenerse en un nivel constante a lo largo del tiempo. En general obligan a una planificación sobre las consecuencias.


En el artículo de hoy vamos a hacer un ranking de los 10 peligros naturales más letales para la población desde el menos grave al más dañino.

1. Avalancha

Las avalanchas ocurren cuando la capa de nieve que une los estratos de sucesivas nevadas comienza a debilitarse y permite que se libere la acumulación superior sobre la capa de nieve inferior. Las avalanchas pequeñas generalmente están compuestas de hielo, nieve y aire. Los más grandes se componen de rocas, árboles, escombros e incluso barro que descansa sobre las laderas más bajas.

Según diversos estudios, los humanos generan hasta el 90% de estos sucesos.

2. Incendio

Aunque el 96% de los incendios son intencionados, el 37% de los grandes fuegos originados en la última década se propagó gracias a la regla de los tres 30: 30 grados de temperatura, vientos de más de 30 kilómetros por hora y menos del 30% de humedad. Todos estos factores pueden deshidratar severamente los árboles, arbustos y el suelo del bosque.

El mayor riesgo de incendio forestal se da durante la época estival, cuando la humedad es baja. Además, el peligro se multiplica si hay viento que ayude a su propagación.

3. Tormenta eléctrica

Aunque las probabilidades de ser alcanzado por un rayo en un año determinado son menos de 1 en 1.000.000, algunos factores pueden ponernos en mayor riesgo.

Los rayos suelen golpear a las personas que trabajan en el exterior o se dedican a actividades recreativas al aire libre. Las diferencias regionales y estacionales también pueden afectar su riesgo de ser alcanzado por un rayo. No debemos olvidar que las consecuencias de los rayos son graves siendo una de las principales causas de muertes relacionadas con el clima.

4. Tornado

Un tornado es una fuerte columna de aire giratoria, generalmente formada por una tormenta eléctrica que hace contacto con el suelo. Los vientos de un tornado pueden moverse a velocidades de más de 320 km/h, lo que los hace increíblemente poderosos y algunas de las fuerzas más destructivas de la naturaleza. Sin duda este es uno de los fenómenos naturales más espectaculares.

Los tornados pueden ocurrir en cualquier momento durante el año, pero ocurren con mayor frecuencia en las estaciones lluviosas de primavera y verano cuando las fuertes tormentas, necesarias para formar los tornados, ocurren con mayor frecuencia. La mayoría de los tornados ocurren al final de la tarde, entre las 4 p.m. y las 9 p.m.

Si os estáis preguntado si puede ocurrir un tornado en vuestra ciudad, la respuesta es sí.

Si os estáis preguntado si puede ocurrir un tornado en vuestra ciudad, la respuesta es sí. Se han registrado tornados en todos los continentes exceptuando a la Antártida, pero son más comunes en latitudes medias, donde las condiciones son a menudo favorables para el desarrollo de tormentas convectivas. En cualquier caso, Estados Unidos tiene la mayor cantidad de tornados de cualquier país, además de ser los más fuertes y violentos.

5. Corrimiento de tierra

Estos fenómenos naturales se producen por el desplazamiento de una masa grande de tierra que se desprende por una vertiente o ladera, precipitándose por ella.

Cada año, los deslizamientos de tierra son responsables de daños por valor de cientos de millones de euros y, en promedio, cobran más de 1000 vidas en todo el mundo. Aunque es más común en áreas montañosas, los deslizamientos de tierra pueden ocurrir en cualquier lugar con la pendiente suficiente como para ser capaces causar el desprendimiento de las diferentes capas de suelo.

Los factores desencadenantes de este seceso pueden actuar de manera aislada o combinada pudiendo destacar: cantidades de precipitación inusualmente altas, terremotos, incendios forestales en pendientes pronunciadas, congelación y descongelación repetidas, erupciones o actividad volcánica o incluso la modificación antrópica de las pendientes.

6. Erupción volcánica

Entre los mayores riesgos para la vida podemos encontrar las erupciones volcánicas y los fenómenos naturales asociados a las mismas. A lo largo de la historia las erupciones volcánicas han sido causa de números desastres, en los que el número de víctimas humanas ha sido grande y los daños a los bienes elevados. Por ello, los volcanes que hacen erupción cerca de ciudades representan una amenaza particularmente grave.

Aunque no se mantienen estadísticas detalladas sobre la actividad diaria, diversos estudios indican que hay alrededor de 20 volcanes en erupción activa en un momento determinado según se extrae del Informe semanal de actividad volcánica (WVAR)del Smithsonian / USG.

Las zonas de mayor riesgo se localizan en: la Zona Circumpacífica (Cinturón de Fuego del Pacífico), la Zona Mediterránea-Asiática, la Zona Índica, la Zona Atlántica y la Zona Africana.

7. Terremoto

Un terremoto es una sacudida intensa de la superficie de la Tierra. El temblor es causado por movimientos de las diferentes placas tectónicas que conforman la corteza terrestre y que se mantienen en un continuo proceso de ajuste.

El peligro sísmico principal es el efecto de la sacudida del suelo ya que los edificios pueden sufrir daños estructurales y colapsar con el consiguiente riesgo para las personas. Sin embargo también se puede producir la fracturación de la corteza terrestre lo que supone la aparición de profundas grietas.

Se han dado casos en los que los edificios incluso pueden hundirse si se produce la licuefacción del suelo. La licuefacción se produce por la mezcla de arena o tierra y agua subterránea durante la sacudida de un terremoto moderado o fuerte. Cuando el agua y el suelo se mezclan, el suelo se vuelve muy suave y actúa de manera similar a las arenas movedizas. Si se produce licuefacción debajo de un edificio, puede comenzar a inclinarse, volcarse o hundirse.

El suelo se reafirma nuevamente después de que el terremoto haya pasado y el agua se haya asentado nuevamente en la capa freática. La licuefacción es un peligro en áreas que tienen agua subterránea cerca de la superficie y suelo arenoso.

8. Tsunami

Un tsunami es lo que la mayoría de la gente llama maremoto, pero no tiene nada que ver con las mareas del océano. En realidad se trata de una gran ola causada por un terremoto debajo del océano.

Los tsunamis pueden tener decenas metrosde altura cuando golpean la costa y pueden causar enormes daños tal y como ocurrió en 2011 tras el terremoto de Japón.

9. Inundación

Las inundaciones son fenómenos naturales que no se pueden prevenir. Sin embargo, la actividad humana está contribuyendo a un aumento en la probabilidad y los efectos adversos de las inundaciones extremas. En primer lugar, es probable que la escala y la frecuencia de las inundaciones aumenten debido al cambio climático, que traerá una mayor intensidad de las precipitaciones y el aumento del nivel del mar, así como a la gestión y construcción inapropiadas de los ríos en las llanuras de inundación, lo que reduce su capacidad para absorber las aguas de la inundación. En segundo lugar, el número de personas y activos económicos ubicados en zonas de riesgo de inundación continúa creciendo.

Actualmente el 90% de todos los desastres naturales declarados implican inundaciones.

Actualmente el 90% de todos los desastres naturales declarados implican inundaciones. Incluso inundaciones menores pueden significar grandes dificultades económicas ya que unos pocos centímetros de agua dentro de casas y negocios son más que suficientes para destruir suelos, dañar paredes arruinar electrodomésticos.

En el siguiente vídeo os mostramos un ejemplo de inundación sorpresiva llamada flash flood con una gran capacidad de arrastre de sedimentos por lo que también se les denomina debris flow si la riada de agua es una masa de barro, rocas y ramas que se desplaza rio abajo a gran velocidad.

10. Huracán

Los huracanes son tormentas enormes que se forman sobre el agua y se mueven hacia la tierra en el hemisferio occidental. Estas tormentas tienen velocidades de viento mayores que las depresiones tropicales y las tormentas tropicales. Para ser clasificada como huracán, una tormenta debe haber sostenido vientos superiores a 120 km/h.

Los huracanes no ocurren durante todo el año, sino que hay una temporada definida. La temporada de huracanes en el Atlántico se extiende desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre. El pico de la temporada ocurre entre mediados de agosto y finales de noviembre. La temporada de huracanes en el Pacífico oriental comienza el 15 de mayo y termina el 30 de noviembre.

Todos los años varios de estos fenómenos causan numerosas víctimas mortales, cuantiosos daños materiales y miles de damnificados que se ven obligados e empezar de cero. Todos recordamos nombres como Michael, Sandy, Katrina, …

Nuestro consejo es que comprobéis si vivís en una zonas vulnerable caracterizada por la existencia de riesgos de carácter natural (cualquier fenómeno atmosférico, hidrológico, sísmico, volcánico o incendio natural que, debido a su localización, gravedad o frecuencia, pueda afectar negativamente a la población), p. ej., inundaciones, corrimientos de tierra y hundimientos, aludes, incendios forestales, terremotos, erupciones volcánicas.

Si es así poneros en contacto con las autoridades locales informaros sobre cómo actuar ante alguno de esto fenómenos naturales (consejos, rutas de evacuación, teléfonos de contacto, etc.).