Muchas empresas están descubriendo que la apuesta por la protección del medio ambiente representa, además de un beneficio para el planeta, también una buena oportunidad comercial.

La sostenibilidad y las operaciones ecológicas pueden ser más rentables que generar desperdicios sin control.

En TYS Magazine siempre defendimos los beneficios de proteger el medio ambiente. En este artículo os vamos a dar algunas ideas sobre cómo incorporar la protección del medio ambiente a los activos de nuestra empresa u organización.

Aprovechar los beneficios y la rentabilidad de ser ecológico

Primero, es importante apuntar a proyectos que se ajusten a los presupuestos existentes. Hay pasos simples que podemos tomar que requieren poco o ningún presupuesto adicional.

Por ejemplo: educar a los equipos corporativos sobre la necesidad de conservar energía, fomentar el consumo de recursos reutilizables en lugar de un solo uso y reducir los viajes de negocios para reducir la huella de carbono de la organización. Son pasos pequeños, pero es un comienzo.

 


Comprometerse con la inversión gradual y el esfuerzo

Una vez que una organización comienza a beneficiarse de los esfuerzos iniciales, será más fácil generar entusiasmo para hacer más, como invertir en iluminación de sensores de movimiento o paneles solares. Estas acciones no solo supondrán una mayor eficiencia energética, sino que también podrían ser un impulso positivo en la reputación de un negocio.

“Al final, se ahorra o se gana dinero, ya sea a través de una mejor cuota de mercado, por una reputación positiva o simplemente mejorando la eficiencia de costos”

Si el negocio comienza a dar resultados positivos derivados de esfuerzos más pequeños, deberemos sopesar el contratar a una persona clave que nos pueda ayudar a aumentar los esfuerzos en materia de protección del medio ambiente y sostenibilidad. 

Debemos pensar que a medida que las nuevas generaciones de consumidores están cada vez más preocupadas por el medio ambiente. Esta realidad se traslada a toda la queda de producción y suministro ya que un producto que genere poco impacto ambiental y sea sostenible es mejor valorado por los consumidores. Es por esto que muchas empresas están dando los pasos necesarios para hacer la transición hacia una mayor sostenibilidad ambiental.

Financiación de equipos y retorno de la inversión

¿Qué sucede si nuestros planes de sostenibilidad cuestan más de lo que permite el presupuesto del que disponemos? En este caso debemos buscar opciones alternativas de financiamiento .

Por ejemplo, el financiamiento especializado de equipos de energía alternativa puede ayudar a las organizaciones a implementar celdas de combustible solar, celdas de combustible limpias, microturbinas, sistemas combinados de calor y energía, activos eólicos y sistemas de cogeneración de energía renovable.

Actualmente son muchas las ayudas destinadas a la actualización de una empresa con sistemas de producción basados en la energía renovable o la implantación de maquinaria de bajo consumo. La gestión de estas ayudas puede ser llevada a cabo por la persona responsable en el área de medio ambiente que, además del día a día de la empresa, puede buscar y canalizar estas ayudas para ayudar a crecer nuestro negocio.

Además, las inversiones en tecnología sostenible pueden ofrecer créditos fiscales. 

Las empresas no solo pueden proteger el medio ambiente, sino que también pueden obtener un atractivo beneficio fiscal por hacerlo.

Buscar validación externa

Una evaluación de terceros de nuestros esfuerzos puede ayudar a generar confianza en el mercado y al mismo tiempo validar su trabajo. Sin embargo, las certificaciones a menudo implican un costo. Eso hace que sea importante ser selectivo. Podemos empezar por cumplir los estándares de uno o dos grupos externos muy respetados como por ejemplo la ISO 14001 de sistemas de gestión ambiental. 

Actualmente la conciencia ambiental de la sociedad está cada vez más presente lo cual también supone una oportunidad de negocio. Se abre, por tanto, un abanico de clientes potenciales que pueden aumentar nuestra cartera de clientes y también nuestros beneficios. Mientras mejoramos como empresa también podemos cuidar un planeta que, a todas luces, necesita de nuestra ayuda.