La existencia de campos electromagnéticos está ligada al incremento del uso del teléfono móvil y las redes sin cables.

El incremento masivo en el uso de teléfonos móviles que se ha producido en los últimos años y la consecuente expansión por el territorio de infraestructuras asociadas a su uso (antenas y estaciones base) conllevan de un incremento de la preocupación de la ciudadanía por los posibles efectos de los campos electromagnéticos asociados sobre la salud de las personas.

A todo esto debemos añadir el impacto visual sobre la estética urbana del que ya os hemos hablado en otras ocasiones.

Al mismo tiempo la evolución que se está dando hacia la tecnología sin cables (WIFI) así como la inadecuada gestión de la comunicación de riesgos incluso desde organizaciones internacionales que junto a carencias por parte de los medios de comunicación para manejar información científica, están provocando una gran preocupación por cómo pueden afectar estas radiaciones a las personas.

La guía que aquí os presentamos ha sido redactada en el año 2016 por el Observatorio de Salud, Medio Ambiente de Andalucía (OSMAN) y tiene por objetivo ofrecer información científica, desde la definición de radiación electromagnética a los límites de exposición establecidos por organismos y legislación, niveles de emisión de aparatos y la evidencia científica disponible sobre efectos en la salud de los campos electromagnéticos asociados a estos aparatos.

Descargar guía gratuitamente