Urban Rewilding. La urbanización que vuelve a la naturaleza

Nos encontramos en una época de grandes problemas ambientales, donde la destrucción de la biodiversidad y el cambio climático cada día son más perceptibles por la sociedad. A lo largo del último siglo se han llevado a cabo procesos de urbanización que han supuesto una gran degradación del entorno, canalizando cauces de ríos, eliminando arenales y humedales. Esto nos ha llevado a una batalla contra el medio natural, intentando controlar los procesos erosivos (en la costa), las inundaciones o el control de ciertas especies invasoras. Hasta ahora, la degradación del medio era un efecto colateral asumible en los procesos de urbanización, pero en la actualidad se está contrastando que el desarrollo urbano tiene que ser compatible y respetuoso con el medio. El desarrollo urbano debe desarrollarse en simbiosis al medio natural, permitiendo una mayor calidad de vida.


Producto de esta tendencia empiezan a producirse movimientos de rewilding “renaturalización o de restauración ecológica”, realizando un tipo de ingeniería inversa que permite la recuperación de los ecosistemas degradados por el ser humano. La idea es que los procesos naturales se desarrollen en espacios antropizados, en beneficio del medio natural, pero también en nuestro propio beneficio. Rewilding es un término que generalmente se usa para reintroducir un depredador en un ecosistema en un intento por restablecer el equilibrio.  Un de los mejores ejemplos de este proceso fue la reintroducción de lobos en el Parque Yellowstone.

Muchas ciudades están realizando pequeños proyectos de renaturalización, recuperando antiguos sistemas dunares, meandros de ríos, reforestando zonas industriales abandonadas. Este proceso se empieza a introducir en el sistema de gestión de las ciudades, cada vez de manera más generalizada.

A continuación vamos a mostrar unos ejemplos de proyectos de renaturalización que se están llevando a cabo por todo el mundo. Como el Dryline en Nueva York y que ya os hemos hablado en un anterior post o el caso de las tierras silvestres de Dassau, en Alemania.

La ciudad de Dessau está decreciendo, algo poco común en los centros urbanos. Esta antigua ciudad de la Alemania del Este, está fundamentada en el sector industrial. Sin embargo, con la reunificación de Alemania muchas fábricas cerraron con la consiguiente emigración de la población a otras ciudades más dinámicas. En poco tiempo, Dessau se convirtió en una ciudad fantasma, con amplias franjas de estacionamientos vacíos y bloques de viviendas comunistas abandonados. El gobierno de Dessau tomó una decisión sorprendente en vez de intentar atraer a la gente, decidieron devolver intencionalmente el espacio urbanizado a la naturaleza.

Muchos de los edificios abandonados fueron retirados y Dessau está en proceso de comprar una propiedad a lo largo de un cinturón que esperan convertir en una vía verde. El ayuntamiento optó por crear praderas de flores silvestres, para reducir costes en el ajardinamiento y que en un futuro se desarrollasen bosques maduros.

En los siguientes posts  os mantendremos informados sobre otros proyectos interesantes de renaturalización.

Autor: Jose Taboada

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *