Probablemente España no cumpla con los objetivos de reciclaje que establece la Unión Europea para 2020

Vertedero de basuras en Brasil

Los municipios españoles siguen generando muchos residuos. Así lo manifiesta la Comisión Europea en su última revisión de la aplicación de las Normas de gestión de residuos y reciclado en Europa.

Uno de los objetivos que establece este paquete de normas es que los municipios de los Estados miembros reciclen el 50% de sus residuos antes de 2020, el 55% antes de 2025, el 60% antes de 2030 y el 65% antes de 2035.

Sin embargo, la última revisión de la Comisión Europea indica que Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovaquia, España, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Letonia, Malta, Polonia, Portugal y Rumanía corren el riesgo de no cumplir con el objetivo de reciclado establecido para 2020.

“Estos países tienen que esforzarse más para que sus habitantes y el conjunto de la economía puedan beneficiarse de la economía circular”, advierte la Comisión Europea en un comunicado de prensa.

En consecuencia, la institución europea va a llevar a cabo planes de actuación para que los países citados anteriormente cumplan con la legislación de la Unión Europea. “La Comisión quiere contribuir ofreciendo asistencia técnica, ayudas de los fondos estructurales y asistencia para el intercambio de las mejores prácticas”, ha declarado en el comunicado el comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella.

Economía circular

En diciembre de 2015 la Comisión Europea aprobó un paquete de normas para impulsar la economía circular en la UE. Estas medidas cuentan con una financiación superior a 6.000 millones de euros y establecen criterios comunes para medir la cantidad de residuos generados, fechas generales para cumplir con los objetivos de reciclaje, estrategias para combatir los problemas de reciclabilidad del plástico y un largo etc.

Pero ha sido en mayo de este año cuando los Estados miembros aprobaron una normativa para adecuar la legislación de residuos de la Unión. Los objetivos varían en función del tipo de envase a reciclar. Así pues, mientras que el 75% del papel y cartón deberían ser reciclados para 2025, en el caso de la madera solo se exige que sea el 25%.

Otro de los retos que se marcaron es reducir el 10% de los residuos depositados en los vertederos, ya que estos pueden contaminar el suelo, el agua y el aire. También esperan prevenir el desperdicio de alimentos y detener el vertido de basura al mar.

Asimismo establecieron que a partir de 2022 los residuos domésticos peligrosos tendrán que ser recogidos de una manera selectiva, a partir de 2023 los orgánicos y desde 2025 los textiles. Esto supone que no solamente tendremos contenedores para reciclar el papel y cartón, el vidrio, los metales y el plástico como viene ocurriendo hasta ahora, sino que contaremos con otros para reciclar estos materiales.

En España ya se pueden encontrar contenedores marrones donde depositar residuos orgánicos en Cataluña, Euskadi, Navara o Madrid. En el caso de la comunidad madrileña, a partir del mes de octubre 12 distritos más se sumarán a los 17 que ya cuentan con este tipo de cubos. El objetivo es que estén implantados por toda la ciudad para 2019.

Fuente: 20 minutos


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *