Llegan las aerolíneas transatlánticas de bajo coste

aerolíneas de bajo coste

¿La llegada de aerolíneas de bajo coste a las rutas transatlánticas supondrán una revolución en el sector turístico?

Los vuelos “Low cost” continentales si que han supuesto una revolución en el turismo. La llegada de Ryanair revolucionó el sector aéreo europeo con su reducción de costes y sus espectaculares tarifas.  A este nicho de mercado progresivamente se han unido multitud de compañías aéreas.

En los últimos años el bajo coste se está implantando en las rutas transatlánticas, mercado exclusivo de las grandes aerolíneas. Los vuelos transatlánticos son un paso natural a la vista de que el mercado del low cost liderado por Ryanair y EasyJet está ya maduro en Europa. El tiempo dirá si se convierten en un revulsivo del sector turístico como los vuelos continentales o no.

La escandinava Norwegian, las canadienses Air Transat WestJet y Air Canada, la alemana Condor o la islandesa WOW Air comienzan a amenazar a las compañías tradicionales, conectando Canadá y USA con las principales capitales europeas.  Por esta razón el grupo IAG (Iberia- British) ha creado LEVEL para operar vuelos de transoceánicos desde EL Prat (Barcelona), tanto a Estados Unidos (Los Ángeles y San Francisco) como a Argentina (Buenos Aires) y Republica Dominicana (Punta Cana).  La compañía hispano-británica operará con aviones Airbus A330 con 293 en clase turista y 21 en Turista Premium.

El auge de estas aerolíneas transatlánticas viene gracias al Acuerdo de Cielos Abiertos y en el que se permite a todas las compañías aéreas de la Unión Europea efectuar vuelos directos hacia Estados Unidos desde cualquier lugar de Europa.

Revolución o no, si que lo notaremos en nuestro bolsillo. Para que os hagáis una idea los vuelos transatlánticos en una compañía tradicional rara vez bajan de 500 dólares o euros, mientras los vuelos de las compañías “Low cost” pueden conseguirse a menos de 200 dólares o euros. Esto supone un gran estímulo a los americanos que quieren conocer Europa y viceversa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *