La ecología urbana y su importancia en el diseño de las ciudades

ecología urbana

La ecología urbana es una subdisciplina cuyo objeto de estudio son las interrelaciones entre los habitantes de una zona urbana y sus múltiples interacciones con el medio ambiente. Esta subdisciplina propia de la ecología, se nutre de otras disciplinas como la arquitectura, ingeniería, geografía, sociología, o el propio  urbanismo.

Esta subdisciplina analiza la ciudad como un ecosistema, analizando los flujos y consumo de recursos (materiales y energéticos), así como los flujos, la generación y gestión de residuos. Además estudia las relaciones con los modos de urbanización y su adaptación al entorno.


La ecología urbana es fundamental para diseñar ciudades sostenibles, mejorando la calidad de vida de sus residentes y mejorar la biodiversidad. Esta subdisciplina será más importante en los próximos años. Actualmente ya vive el 50 % de la población en ciudades y previsiblemente la sociedad será más urbana. En las próximas décadas la mayor parte de la población vivirá en las ciudades.

La mayor parte de estas ciudades han artificializado fuertemente el medio, reduciendo y homogenizando la biodiversidad del territorio. Los procesos de urbanización como es sabido produce una gran transformación del medio, alterando considerablemente las condiciones iniciales. Sin contar la actividad propia de la ciudad, donde existe un mayor consumo de recursos y una gran generación de residuos. Hasta hace pocas décadas la planificación urbana ha ignorado o infravalorado la importancia del medio natural.  Lo que ha provocado graves perjuicios a la ciudadanía y a la fauna y flora del entorno.

Con el previsible gran crecimiento urbano hará necesario realizar un mayor esfuerzo en su planificación de una manera responsable, para garantizar la viabilidad de las mismas. Por tanto  la ecología urbana es una buena herramienta para alcanzar unas ciudades sostenibles. Esta disciplina analiza  multitud de variables que influyen la calidad de vida de los residentes y en la biodiversidad de un espacio y por tanto su sostenibilidad, como puede ser el flujo del agua, el drenaje del suelo, la presencian de zonas verdes, la luminosidad, los materiales de construcción, la morfología de la ciudad, etc.

Por esta razón las nuevas ciudades ya están presentando modelos muchos más integrados con su entorno, teniendo en cuenta las siguientes variables:

  • Asegurando la calidad de aire del medio urbano.
  • No alterar el ciclo hídrico.
  • Conservar y proteger la biodiversidad.
  • Fomentar las energías renovables en la trama urbana.
  • Reducir el consumo de suelo y de recursos.
  • Garantizar la calidad de vida de todos sus residentes.
  • Fomentar el reciclaje y la reutilización de residuos.
  • Promover la movilidad sostenible.
  • Consumo responsable de materiales.


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *