El Gobierno de España no descarta restricciones de agua en 2018 si persiste la sequía

El Gobierno ha reconocido esta semana que, de mantenerse la situación actual de sequía y la escasez de lluvias, “probablemente” habrá que limitar el uso del agua a partir de 2018, aunque ha garantizado que el abastecimiento de momento está asegurado “hasta final de año”.

Así lo ha avanzado esta semana en el Senado la ministra de Agricultura, Alimentación y Pesca y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que aseguró que el Gobierno “trabaja con anticipación” y repasó la “batería de medidas” en marcha, como las que se recogen en los Reales Decretos de sequía en las cuencas del Júcar, Segura y Duero.

La falta de precipitaciones acumulada, que en el año hidrológico 2016-2017 terminó con un 15% de déficit, ha provocado una sequía agronómica, sobre todo en el interior peninsular. No obstante, según recalcó Tejerina, desde 2007 existen en España planes de sequía para minimizar el impacto social y económico y para mejorar el recurso hídrico.

El nuevo año hidrológico que comenzó el 1 de octubre ha acumulado en su primera semana un déficit del 95% de lluvias por debajo del valor normal, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que señalan que lo normal son 6 litros por metro cuadrado pero que únicamente se ha recogido 1 litro por metro cuadrado. Las cantidades acumuladas están “por debajo de las normales en toda la Península” e islas salvo algunas zonas al norte del País Vasco y Navarra, en el noroeste de la provincia de Lérida y en el sur de la isla de Mallorca.

El peor año del siglo para los embalses

Esta misma semana los embalses están en su dato más bajo en lo que va de siglo y se trata del quinto año con menos agua en los embalses desde 1990, durante la semana 41, según datos del Ministerio de Medio Ambiente.

En la actualidad, los embalses están al 38,31% de su capacidad total, una cifra que no se conocía en este siglo a estas alturas del año y que no era tan baja desde 1995. El año pasado por estas fechas los embalses estaban al 50,49% de su capacidad y, en 2013, el año con más agua embalsada en los últimos 27 años, estaban al 66,53%.

La cifra es aún menor en la vertiente mediterránea, cuyos embalses están en su conjunto en el 36,33%, frente a los de la vertiente atlántica, que se encuentran al 38,97%.

Las cuencas que están en peor situación son las del Segura, que está al 14,20%, el Júcar, al 25,59% y el Duero, al 31,52%.

Con este panorama, Tejerina ha justificado la “batería de medidas excepcionales” que recogen los Reales Decretos de Sequía de Júcar, Segura y Duero y que se mantendrán al menos hasta el 30 de septiembre de 2018, en particular dirigidas a paliar los efectos en la agricultura y que según la ministra cuentan con el visto bueno de las organizaciones agrarias.

Entre ellas, se ha referido a las distintas líneas de financiación, ayudas directas, seguros agrarios. “El Gobierno demuestra el compromiso de todos los afectados por la sequía”, defendió la ministra en la Cámara alta, donde dijo que en las cuencas del Júcar y del Segura se han invertido más de 80 millones de euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *