Entrega del primer distintivo KM 0 Slow Food en Galicia

El pasado jueves 14 de septiembre de 2017, tuvo lugar en A Coruña, la entrega de la primera distinción de Km 0 Slow Food a un restaurante gallego: The Next Door Community Bar. Su chef, Pablo Viñas, regenta este local desde hace año y medio aproximadamente, y no se cansa de decir que sus clientes están muy sanos y felices por su comida: “la prueba está en que vuelven todos los días y me saludan amistosamente por la calle“, dice el chef.

Además, con la filosofía del Km 0, lo que está haciendo es contribuír a la economía local y por lo tanto reduciendo las emisiones de CO2. En resumen, un modelo de restaurante sostenible que nos beneficia a tod@s, no solo al empresario como suele ocurrir la mayoría de las veces.

Al evento acudieron productores de los que Pablo es cliente y que forman parte de Slow Food Compostela, como Cárnicos Domínguez (proveedor de Porco Celta, producto que forma parte del Arca del Gusto Slow Food), Es Casero (miel, verduras y hortalizas, entre otros), Casa Carracedo (ternera gallega), Bubela (pasta ecológica gallega), Queso Arzúa-Ulloa, Distribuciones Seoane & Hijos…  así como personas que solamente buscaban probar el menú degustación Km 0 que se ofrecía de forma gratuita ese día.

Este consistía en:

Huevos de corral con porco celta

Ensalada Km 0

“Tixola” de pasta del país con verduras eco

Merluza de Celeiro y patatas de Coristanco

Chuleta de ternera suprema

Pollo de corral con pimientos de Herbón

“Mirameles”

Queso con mermelada

Cuajada con miel

 El postre consistía en una espectacular tarta de productos gallegos en la que sobresalía una galleta en forma de caracol, todo acorde a la imagen corporativa de Slow Food. La artífice de esta maravilla, fue la repostera Tere Rico, a la cual podéis seguir en su blog “Un momento dulce” (http://unmomentodulce-tererico.blogspot.com.es/) y que hizo para la ocasión un bizcocho Red Velvet relleno de una tarta de queso de Cebreiro (Castelo) tipo mousse y una mermelada de moras silvestres. Glaseada con una crema de queso y el propio bizcocho. El caracol es una galleta glaseada.

De igual modo tuvo lugar en el local del evento, una exposición de algunos de los productos de proveedores asociados a Slow Food y que aportaron sus productos para la elaboración del menú degustación. Todos ellos autóctonos y que trabajan en clave ecológica y natural.

 

En resumen: una merecida distinción y recompensa a un esfuerzo y trabajo diario. Esperemos que sigan su estela muchos más.

Desde TYS Magazine nos encanta formar parte de  una iniciativa tan interesante como es Slow Food Compostela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *