¿Cómo actuar ante los desastres naturales?

Desastres naturales

Mejorar la gestión del riesgo ante catástrofes naturales de manera coordinada y participativa con todos los agentes y sectores implicados. Este ha sido el objetivo principal del proyecto europeo ENHANCE (FP7), entre cuyos socios se encuentra el IIAMA-UPV y cuyas conclusiones finales, tras cuatro años de trabajo, se han publicado en un libro de acceso libre.

Este ambicioso estudio, que ha contado con Joaquín Andreu como investigador principal por parte del centro valenciano, ha analizado 10 casos de estudio sobre cómo se puede reducir el riesgo ante eventos catastróficos, que según vaticinan los expertos, en un futuro pueden ser más frecuentes e intensos. De este modo, se han estudiado diferentes situaciones que engloban cómo se debe actuar ante el riesgo de erupciones volcánicas, prolongadas olas de calor, inundaciones, largos períodos de sequía o incendios forestales.

En el proyecto, coordinado por el Instituto de Estudios Ambientales (IVM) de la Universidad Libre de Amsterdam, han participado 24 socios de 11 países distintos que han impulsado la creación de alianzas entre administraciones, usuarios y agentes sectoriales para articular medidas de prevención que minimicen los efectos de catástrofes naturales.

Por ello, se ha editado un libro titulado, “Nuevas Alianzas Multisectoriales en la Gestión del Riesgo de Desastres – Conclusiones del proyecto ENHANCE” (en inglés), que proporciona conclusiones científicas y recomendaciones políticas concretas en el ámbito de actuación europeo, nacional y regional.

En este sentido, Ralph Lasage uno de los coordinadores del proyecto, señala que “los gobiernos no pueden hacerlo todo por sí mismos y necesitan la colaboración del sector privado. Por ejemplo, las compañías de seguro tienen interés en este tema, ya que el acceso a información de calidad puede estimular en los usuarios un comportamiento beneficioso desde el punto de vista económico para todos los sectores implicados”.
El trabajo del IIAMA

En el caso del IIAMA su área de trabajo se ha centrado en evaluar el impacto y la gestión del riesgo de sequías en las cuencas del Júcar y del Turia, teniendo en cuenta en el análisis la incidencia del cambio climático. En este sentido, los profesores Joaquín Andreu, Abel Solera, Javier Paredes y Manuel Pulido han contribuido en la realización de los trabajos.

El capítulo 4 del libro ilustra el potencial de diferentes instrumentos económicos (IE) (precios, mercados, seguros, etc) como medidas para la reducción del riesgo de desastres naturales. Como señala Manuel Pulido, coautor de dicho capítulo, en él se exploran las características de distintos IEs y se analiza su aplicación a distintos casos de estudio, usando un método multicriterio para compararlos.

El equipo del IIAMA-UPV contribuye en este caso, con el estudio del potencial de los precios del agua en la gestión del riesgo de sequías, usando el Júcar como caso de estudio. Como señala el profesor Pulido, de todos los instrumentos disponibles para la gestión del agua, el de los precios del agua es posiblemente el más infrautilizado en relación con su potencial. “Los precios del agua pueden desempeñar un papel decisivo, no sólo como instrumento financiero para la recuperación de costes, sino también como instrumento económico de gestión de la demanda potenciando un uso más eficiente del recurso”, defiende el subdirector del instituto valenciano.

El capítulo 15, preparado por el grupo de investigación del IIAMA-UPV liderado por el profesor Andreu en colaboración con investigadores del Centro de Servicios Climáticos de Hamburgo y de Aguas de Valencia, presenta los resultados del estudio de estrategias para minimizar impactos y riesgo de sequías en la cuenca del Júcar y aumentar su resiliencia. Como afirma el profesor Andreu, “esto se consigue potenciando la colaboración de los sectores implicados dentro de la alianza multisectorial que suponen los organismos de cuenca en España”. En el capítulo se evalúan medidas actuales y nuevas de reducción del riesgo de sequías y su potencial adopción por el organismo de cuenca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *