Arquitectura modular a partir de contenedores de obra

Arquitectura modular

Hace ya algún tiempo que la arquitectura con contenedores prefabricados, ya sean de obra o marítimos, está en alza, experimentando una fuerte demanda. La construcción modular se lleva a cabo en la fábrica bajo condiciones controladas. En la planta, cada unidad, se equipa con los mismos materiales y respetando los mismos códigos y estándares que las instalaciones construidas convencionalmente, con la ventaja de que todo ello se realiza en aproximadamente en la mitad del tiempo.

Estos edificios se producen en “módulos” que, cuando se juntan en la parcela, generan un espacio arquitectónico idéntico al proyectado pero limitando el impacto sobre el entorno del destino final.

Estructuralmente, los edificios modulares son, generalmente, más fuertes que la construcción convencional porque cada módulo está diseñado para resistir de forma independiente los rigores del transporte, el encaje en los cimientos y las inclemencias del tiempo. Una vez juntos y sellados, los módulos se convierten en un conjunto integrado de pared, piso y techo por lo que se puede decir que, a día de hoy, la “construcción fuera de destino” garantiza una mejor gestión de la calidad de la edificación.

Un ejemplo de empresa dedicada a este tipo de trabajos es Algeco, líder mundial en alquiler y venta de espacios modulares y de almacenaje. De su mano hemos podido averiguar cómo funciona todo el proceso desde el ensamblaje en fábrica hasta la entrega final. Durante todo este período los materiales que se entregarán en la ubicación elegida por el cliente permanecen almacenados de forma segura para evitar daños o deterioro de la humedad y los elementos.

Cada una de sus plantas de fabricación, cuenta con estrictos programas de control de calidad, protocolos de inspección y pruebas independientes que promueven una calidad de construcción superior en cada uno de sus productos.

Más allá de la gestión de la calidad y el tiempo de finalización mejorado, la construcción modular ofrece otros muchos beneficios para los propietarios. Destaca, entre ellos, la eliminación de aproximadamente el 80% de la actividad de construcción en la ubicación final lo que evita muchas molestias y perjuicios para propietarios y residentes. Por lo tanto, para escuelas, hospitales u otras empresas activas, la reducción de la actividad en el sitio y, por lo tanto, la eliminación de una gran parte de los riesgos en el proceso de construcción, supone una gran ventaja.

Hoy en día empresas especializadas como Algeco pueden trabajar con niveles de diseño y sofisticación en la construcción que superarán todas las expectativas, rivalizando con las edificaciones tradicionales. Ejemplos de ello son productos tan espectaculares como la construcción modular prefabricada “Progress” u otras soluciones inteligentes que plantean como los módulos “Advance” y “Origin”.

La tendencia es que tanto los propietarios como los diseñadores busquen edificios más sostenibles para reducir el impacto ambiental. La construcción por módulos en un ambiente controlado minimiza los residuos propios de la obra como son el impacto acústico, el impacto sonoro o el tráfico pesado. Esto, junto con un mayor control de la calidad del producto durante todo el proceso de construcción nos hace plantearnos una reflexión final…

De alta calidad, sostenible, innovador, eficiente, rentable y en menos tiempo. “¿Por qué no optar por la arquitectura modular?”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *