Las lluvias que están azotando España este invierno han provocado la reactivación de las zonas inundables con el consiguiente riesgo para las personas.

Año tras año se repiten este tipo de sucesos sin que por el momento nadie se haya decidido a plantear una solución a largo plazo. Son tantos los intereses creados y es tanta la presión sobre los cauces fluviales y el frente costero que se hace complejo atajar la situación.

Sin embargo, siempre hay una luz al final del túnel. Hace unos días se hacía pública una noticia esperanzadora impulsada desde la consellería de Infraestructuras y Movilidad de la Xunta de Galicia (España) en colaboración con Aguas de Galicia y la Demarcación de Costas. Su objetivo es adaptar las construcciones y el urbanismo a las zonas inundables para evitar destrozos y preservar la seguridad de las personas. Debemos tener en cuenta que algunos de estos sucesos naturales se agravan por la propia acción del hombre.

La idea parece tan simple y lógica que no se entiende por qué razón no se ha puesto en marcha antes.

¿Cómo delimitar las zonas inundables?

Actualmente, para poder realizar cualquier desarrollo urbanístico es necesario realizar un análisis de los riesgos a los que está expuesta la actuación. Entre estos peligros está el de inundación cuya valoración dependerá de la realización de un estudio detallado.

En TYSGAL Consultores somos especialistas en el desarrollo de estudios de inundabilidad, una herramienta imprescindible para hacer una correcta planificación territorial.

El principal objetivo de estos estudios de inundabilidad es evaluar la capacidad que tiene un cauce para soportar un determinado caudal de avenida. Saber este dato permitirá evitar o disminuir los daños producidos por las inundaciones mediante la puesta en marcha de actuaciones a medida.

Así mismo, se podrá ajustar la tipología de usos para delimitar aquellas zonas que tras haberse realizado el estudio de inundabilidad han dado como resultado zona inundable. Estos resultados se plasman generalmente sobre un mapa de inundación adjunto al documento correspondiente.

Los estudios de inundabilidad evalúan la capacidad que tiene un cauce de soportar un determinado caudal de avenida para evitar o disminuir los daños producidos por las inundaciones

Zona inundable en el entorno del Rinh.

¿Qué es un mapa de inundación?

En España, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) trabaja para identificar los riesgos de inundación y promover formas de reducir el impacto de esos y otros peligros. Para ello han creado el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables. Os recomendamos echarle un vistazo al visor cartográfico de zonas inundables, que permite analizar la cartografía disponibles en España para este fin. La información incluida en este servicio contiene las áreas definidas como Áreas con Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSIs). Estas áreas se obtienen a partir de la evaluación preliminar del riesgo de inundación realizada por las autoridades competentes (aguas, costas y protección civil).

Se definen como ARPSIs a aquellas zonas del territorio en las que existe un riesgo potencial de inundación significativo o bien en las cuales la materialización de tal riesgo pueda considerarse probable como resultado de los trabajos de Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI).

Fuente: Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

Importancia de los mapas de inundación

Es importante conocer el nivel de riesgo de inundación de un espacio antes de hacer ningún tipo de actuación. Ello condicionará la posibilidad de cualquier desarrollo y en caso de poder hacerse, definirá la manera en que debe llevarse a cabo. Además, en aquellos casos en los que el riesgo sea evidente siempre es recomendable contratar un seguro que nos cubra en caso de un incidente.

Zona inundable en el entorno del Danubio.

Sin embargo, los riesgos de inundación cambian con el tiempo. La forma en que fluye el agua puede cambiar debido a los nuevos usos del suelo, al desarrollo urbano o por fuerzas naturales como el cambio climático, los cambios de terreno o los incendios forestales.

Por ello es importante tener un estudio actualizado y detallado del sector y que esté realizado por profesionales especializados. Este trabajo mejorará la información disponible en los organismos públicos ya que puede contener datos anticuados o estar realizada a una escala de poco detalle. Sobra recordar que un error en este tipo de estudios puede acarrearnos consecuencias desastrosas.

Repercusiones de vivir en una zona de riesgo

Solo en la franja litoral española hay 977.000 personas que viven con el riesgo de que sus casas se vean afectadas por inundaciones. Son datos que se extraen del estudio Población en riesgo de Inundación en España en la franja de los primeros 10 Kilómetros de costa realizado por el Observatorio de Sostenibilidad en el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros (2019).

Solo en la franja litoral española hay 977.000 personas que viven en zonas de riesgo por inundaciones.

Parece evidente que no es una buena idea vivir en una zona de riesgo puesto que ello supone que estamos más expuestos a un peligro. Por ello debemos realizar estudios periódicos que nos permitan tipificar la evolución de ese riesgo:

  • Un aumento en el riesgo de inundación. Es necesario pedir permisos especiales para hacer una actuación urbanística y no es seguro que nos los concedan. Además, el desarrollo urbano debe estar contemplado en las normas de planeamiento municipales. Si ya existe una vivienda debemos tomar medidas estructurales que nos protejan ante una posible crecida. Es recomendable la contratación de un seguro contra inundaciones.
  • Una disminución en el riesgo de inundación. En estos casos sería posible realizar desarrollos urbanísticos siempre y cuanto el planeamiento municipal así lo permita. Así mismo, el seguro contra inundaciones es aquí opcional pero muy recomendable.
  • El riesgo de inundación permanece igual. No hay cambios pero seguimos en una zona de riesgo. Es recomendable consultar qué actuaciones son compatibles. Además, siempre es aconsejable tener contratado un seguro para estar cubiertos adecuadamente.

Para saber más podéis descargaros esta Guía Metodológica para el desarrollo del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables.