WWF presenta los resultados del proyecto piloto ‘Sistemas de Alto Valor Natural: una oportunidad para el desarrollo sostenible del medio rural’. Durante más de tres años, la organización ha trabajado sobre el terreno con la población local para impulsar buenas prácticas de gestión de cultivos, pastos y bosques. Entre las experiencias más innovadoras, destaca la creación de pastos cortafuegos con uso ganadero, las buenas prácticas para mejorar la situación ambiental y económica de los olivares de montaña, la regeneración  de las dehesas o la lucha contra lavegetación espontánea en cultivo de cereales.

Con el objetivo de poner en valor y revitalizar los Sistemas de Alto Valor Natural, WWF ha trabajado de forma conjunta con la población local para mejorar la viabilidad de estos sistemas en cuatroáreas piloto en Andalucía, Castila y León y Castilla-La Mancha. En total, han sido más de tres años delproyecto‘Sistemas de Alto Valor Natural: una oportunidad para el desarrollo sostenible del medio rural’, que ha contado con la financiación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural.

Los Sistemas de Alto Valor Natural (SAVN) son un modelo de producción agrícola, ganadera o forestal en el que aspectos ambientales y sociales van de la mano. WWF subraya que, con el debido apoyo institucional, hasta ahora escaso, este tipo de prácticas agrarias y forestales sostenibles podrían mejorar su rentabilidad económica, asegurándose su futuro. España es un país con gran variedad de SAVN, desde pastos de montaña con ganadería extensiva a dehesas o cultivos de secano con retazos de vegetación. De su mantenimiento depende el futuro de especies emblemáticas, como el alimoche, el águila imperial, el buitre negro o el propio lince ibérico.

Para mostrar cómo convertir la gestión de estas fincas en una oportunidad, se han desarrollado experiencias piloto junto a la población local para ayudar a sembrar el futuro en el medio rural. Entre ellas, abrir pastos en el  matorral para alimentar a las ovejas y prevenir, a la vez,incendios forestales, apostar por buenas prácticas agrícolas en olivares de sierra para mejorar su situación ambiental y reducir los costes de producción, fomentar  la recuperación de la dehesa o cultivar cereales libres de vegetación espontánea, como el bromo. WWF también ha presentado propuestas para que las ayudas públicas beneficien a aquellos agricultores, ganaderos y selvicultores que preservan el buen estado en sus fincas y la biodiversidad que vive en ellas.

Leer noticia completa

Fuente :www.wwf.es