carbón salud Europa

En Europa, en 2013, las centrales de carbón causaron 22.900 muertes prematuras y unos costes de salud de 62.300 millones de euros

Las centrales españolas provocan en toda Europa 1.530 muertes prematuras

 

La contaminación procedente de las centrales térmicas de carbón y sus impactos sobre la salud no conocen fronteras. Solo eliminando completamente el carbón se evitaría la muerte prematura de miles de personas en Europa. Así lo afirma el nuevo informe ‘La nube negra sobre Europa: efectos de la quema de carbón sobre la salud y la economía de la UE’, publicado por WWF junto a la Alianza para la Salud y el Medio Ambiente (HEAL) y la Red de Acción por el Clima en Europa (CAN). Las centrales europeas y nacionales causan en España 1.170 muertes prematuras,  comparables con las 1.128 muertes en accidente de tráfico en el mismo año de referencia 2013.

El informe “La nube negra sobre Europa: efectos de la quema de carbón sobre la salud y la economía de la UE” analiza los impactos sobre la salud provenientes de la contaminación del aire de todas las plantas de carbón de las que se tienen datos (257 de las 280). Este informe revela que en 2013 las emisiones provenientes del carbón en toda Europa fueron responsables de más de 22.900 muertes prematuras (comparables con las 26.000 muertes en accidente de tráfico en el mismo año en Unión Europea), decenas de miles de casos de mala salud por enfermedades del corazón o bronquitis, y un gasto de hasta 62.300 millones de euros en costes sanitarios. Por primera vez, el informe analiza cómo viaja el polvo nocivo producido por estas centrales a través de las fronteras europeas, y el efecto que tiene dentro y fuera.

Los cinco países que más muertes provocan fuera y dentro de su territorio son Polonia (5.830 muertes prematuras), Alemania (4.350), Reino Unido (2.870). Rumanía (2.170) y Bulgaria (1.570).  España es el sexto país responsable en muertes prematuras causadas por las plantas de carbón, con un total de 1.530 en 2013, de las cuales 840 se producen en nuestro país. Es decir, las centrales españolas de carbón provocaron en 2013, fuera de sus fronteras, 690 muertes prematuras. En España, la central que más muertes prematuras genera es la de  “Andorra”, en Teruel; y las que más contaminan son las de ‘Aboño’, en Asturias, ‘As Pontes’, en Galicia y ‘Litoral’, en Almería.
Por su parte, los peores impactos sobre la salud debido a la quema de carbón los sufren los ciudadanos de Alemania, con 3.630 muertes prematuras provocadas por las centrales europeas (incluyendo las del propio país), seguida de Reino Unido (2.100), Polonia (1.860), Italia (1.610), Francia (1.380), Rumanía (1.280) y España (1.170).

Fuente: http://www.wwf.es/