A pesar de que es un sector en alza no cabe duda de que el turismo es uno de los sectores que más altibajos presenta, bajo la perspectiva económica.  Por ello en el artículo de hoy os presentamos una forma de turismo cuanto menos original y poco conocida.

El cine, es capaz de transportar al espectador a mundos irreales pero que muchas veces se construyen a partir de paisajes ya conocidos. Para ello las localizaciones constituyen un elemento clave en el que se debe cuidar hasta el último detalle en aspectos como el atrezzo, la fotografía, la iluminación o el vestuario. Según dicen los expertos la ambientación es el primer paso para entablar una comunicación efectiva con el espectador. Pues bien, es esta magia la que aprovecha las empresas turísticas y Administraciones Públicas para atraer a nuevos turistas. El mundo cinematográfico traspasa la pantalla para que los espectadores puedan ver in situ los lugares que pisan los personajes.

Desde finales del siglo XX, este tipo de turismo es uno de los más demandados. Las rutas más conocidas son las de Hollywood, donde se encuentran los estudios cinematográficos más famosos de la historia del cine. Pero, los escenarios reales son los que más desean conocer los turistas y de esos tenemos repartidos por todo el mundo aunque, en ocasiones, la realidad geográfica y la realidad del cine no coincidan en el mismo punto del globo terráqueo.

Es evidente, a pesar de los precios, que el cine y los actores forman parte de la industria del entretenimiento y de nuestra propia vida. Las buenas películas nos emocionan  y el hecho de poder conocer los escenarios y las localizaciones donde se han producido constituye un producto turístico con gran potencial.

Para aprovechar este potencial surge Euroscreen un proyecto europeo cuyo objetivo es lograr una colaboración efectiva entre la pantalla y el sector turístico para tratar de  posicionarse como un dinamizador del turismo. Este proyecto está cofinanciado por el FEDER y es posible gracias al programa INTERREG IVC. Su filosofía está clara “los países integrados en Euroscreen quieren que el cine y el turismo se conviertan en generadores de riqueza, impulsando el rodaje de películas  y de las empresas de servicios que necesita una producción (hostelería, comercio, etc). Esa es la primera parte de la actividad económica, la segunda es el turismo. Exhibida la película – con éxito, claro- los turistas querrán conocer las localizaciones de la ciudad donde se ha rodado.”

España, sin ir más lejos es un claro ejemplo de set cinematográfico por el que han pasado grandes estrellas y en el que se han rodado conocidos clásicos del cine. Quizá por esta razón Málaga ha sido elegida por Euroscreen como ciudad piloto donde poner en práctica todas sus estrategias, aunque ya contábamos con experiencias similares.  En localidades turísticas como Llanes (Asturias) se ofrecen rutas cinematográficas para conocer la famosa casona indiana utilizada en “El Orfanato” o las localizaciones de las películas de Garci o de Gonzalo Suárez. En Andalucía la empresa Andalucia Film Comission  propone una Gran Ruta Cinematográfica por la Comunidad.

Autor: Leonor Lorenzo