Santander ha trabajado duro en los últimos años para convertirse en una futura Smart City, a través de su proyecto SmartSantander (http://www.smartsantander.eu/). Este proyecto ganó un concurso financiado por el Séptimo Programa Marco – TIC y arrancó el 1 de septiembre de 2010. La iniciativa que está haciendo de Santander una ciudad inteligente tiene el objetivo de convertir a la urbe en una instalación para experimentar a gran escala. Uno de los procesos básicos para el establecimiento de un proyecto de estas características es el de recogida de información, puesta en común y análisis, para finalmente ofrecer al ciudadano un servicio útil. Todo este proceso se iniciará con la implantación de 20.000 sensores repartidos por toda la ciudad (sensores, captadores, actuadores, cámaras y terminales móviles) integrados bajo la denominada “Internet de las cosas”. Cualquier dispositivo dispone de capacidad de comunicación para poder transmitir información útil para las personas usuarias: temperatura, presión atmosférica, niveles de ruido, niveles de CO2, y afluencia de tráfico rodado, entre otros.

Entre las propuestas previstas por SmartSantander se incluyen la Supervisión Medioambiental, el Control del Tráfico, las Eficiencias del Transporte Público y la Gestión de Residuos Urbanos. Además desde la ciudad se está haciendo una apuesta clara por el emprendimiento algo que, en tiempos de crisis, nos parece digno de alabar. En este sentido hay que destacar iniciativas como “Santander City Brain”, una plataforma online dependiente del Ayuntamiento de Santander. Es un espacio de ideas abiertas orientado hacia todas las personas que quieran compartir sus ideas y proyectos con el fin de colaborar en el desarrollo de la Smart city santanderina.

Otra de las iniciativas que nos llamó la atención es la  creación de una plataforma tecnológica a la que se puedan incorporar todos los servicios públicos de la ciudad, de modo que se puedan coordinar con mayor rapidez y eficacia, al tiempo que se ahorran costes. Desde Tysmagazine nos parece una medida muy interesante ya aplicada con éxito en otras ciudades. Ello favorecerá la implantación del concepto “gobierno digital” agilizando los trámites y mejorando la interrelación entre el ciudadano y los organismos que lo representan.

Además, la ciudad está impulsando iniciativas como el gobierno abierto y la administración electrónica, así como aplicaciones móviles muy útiles para los ciudadanos y los turistas. El proyecto tiene una duración aproximada de 36 meses y reúne a un consorcio de quince empresas de ocho países de la UE más Australia.

Autor: Víctor Bouzas