Siguiendo con la línea abierta en otros post para hablar de las 5 smartcities más representativas de España, continuamos con la Smart City de Madrid.

El proyecto de la capital española destaca en dos aspectos fundamentales en una Smart city, Gobierno Inteligente y Movilidad Inteligente. En este sentido es importante que el buen funcionamiento de estos dos aspectos no redundará sólo en el propio Madrid sino en el conjunto de España dado que es la capital administrativa a la par que un importante nodo de comunicaciones.

Analizando un poco más en detalle el concepto de Movilidad Inteligente debemos empezar diciendo que Madrid, la ciudad más grande de España, presenta algunas deficiencias en lo referente al control y gestión del tráfico. Quizá por este motivo, fue elegida por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) como el banco de pruebas del proyecto MOVELE de movilidad eléctrica, que también está probando el despliegue de vehículos eléctricos en Barcelona y Sevilla.

El proyecto MOVELE está abalado e impulsado por importantes empresas de servicios españolas como Endesa, gasNatural Fenosa e Iberdrola con el propósito de garantizar el cumplimiento de sus objetivos. Entre ellos está el crear una red de 280 puntos de recarga para vehículos eléctricos, situados en calles y aparcamientos, entre otros lugares. Los vehículos eléctricos podrán recargar de forma gratuita hasta un máximo de 3 horas cada vez. Para poder acceder a las estaciones de recarga es necesaria la tarjeta MOVELE Madrid.

Otra iniciativa interesante dentro del plan de movilidad Smart City Madrid es  su programa de carsharing promovido por la Fundación Movilidad. Este programa  consiste en un modelo de alquiler de automóviles en el que el usuario alquila el vehículo por cortos períodos de tiempo, habitualmente por una hora. No implica gastos fijos para los usuarios, ya que solo se cobra por el uso real que hagan del vehículo. Los tres principales operadores del programa de coche multiusuario en Madrid son Respiro Car Sharing, Connect by Hertz y Hello Bye Cars.

Un último aspecto que nos gustaría comentar de la Smart madrileña es su impulso al emprendimiento, las  nuevas tecnologías y el I+D+I.  A  pesar de que la idea es muy buena, sólo se llevó a cabo  la plataforma online, ya que el el buque insignia del proyecto, la Catedral de las Nuevas Tecnologías, fue un fracaso. El 14 de abril de 2009 se colocó la primera piedra del que debía ser un espacio de más de 13.000 metros cuadrados dedicados a la innovación y a ser vivero de empresas. En la actualidad el edificio, situado en la nave Boetticher de Villaverde, es una amalgama de escombros rodeados de basura que en nada se parece al concepto original. Quizá fue la crisis o quizá el desinterés político pero lo único cierto es que en este aspecto no se han cumplido los objetivos. Desde Tysmagazine animamos al ayuntamiento de Madrid a retomar un proyecto tan interesante e ilusionante como este.

Autor: Víctor Bouzas