El sistema de gestión ambiental mejora el desarrollo sostenible de cualquier organización

Cada paso, las organizaciones, independientemente de su tipología, estructura o configuración, tienen que cumplir con un mayor número de exigencias ambientales. Por ello, resulta imprescindible el uso de herramientas o metodologías que integren el medio ambiente en la gestión global de la organización.

Un sistema de gestión ambiental (SGMA) es una herramienta o metodología  que desarrolla una estructura organizativa, responsabilidades, prácticas, procedimientos, procesos y recursos para determinar y alcanzar una política medioambiental responsable. Existen dos sistema de gestión ambiental muy conocidos como la ISO 14001 y el EMAS.

Estos sistemas han tenido un gran éxito, siendo miles empresas que presentan estos sistemas de gestión ambiental. La mayor diferencia con la RSC es que los SGMA se enfocan en la gestión interna de la empresa, concretamente en los factores que le afectan directamente. No tiene en cuenta los grupos de interés, excepto proveedores, clientes y accionistas.

Los Sistemas de Gestión Ambiental están basados en el Ciclo de Mejora de Deming: Planifica > Hacer > Verificar > Ajustar. Constituyen un conjunto de procedimientos que definen la mejor forma de realizar las actividades que sean susceptibles de producir impactos ambientales.

Beneficios del SGMA:

  • Ahorro de recursos (agua, materias primas) y por tanto ahorro de costes
  • Ahorro en la gestión de residuos
  • Reputación. Mejora de imagen
  • Cumplimiento normativo y mejor adaptación a nuevos requisitos legales.
  • Repercusiones positivas sobre la calidad de los productos y servicios.
  • Reduce los impactos ambientales y futuros riesgos ambientales

A pesar de sus beneficios estos sistemas requieren esfuerzos e implicaciones, ya que suponen un coste económico, debido a la consultoría y auditoría, y además se necesita personal implicado y cualificado para llevarlo a cabo.

Cualquier SGMA se fundamenta en los siguientes puntos:

  • La política ambiental
  • Evaluación y registro de los aspectos ambientales
  • Requisitos legales y otros requisitos
  • Programa ambiental –plan de acción
  • La estructura organizativa.
  • La formación, información interna y competencia profesional.
  • La integración de la gestión medioambiental en la gestión de las operaciones de la empresa.
  • La vigilancia y el seguimiento.
  • La corrección y prevención.
  • La auditoría del SGMA.
  • La revisión por la dirección del SGMA.

 

Autor: Jose Taboada 

tysgal