Todos los días tenemos noticias del estado crítico que se encuentra el medio ambiente, como es la gran pérdida de biodiversidad, el aumento de emisiones de gases invernadero, los problemas de contaminación, etc.  Aunque siempre pensamos que la responsabilidad de la protección del medio ambiente es de los gobiernos o de las grandes multinacionales, nosotros tenemos un gran crucial en su protección.


Cada persona tiene un papel muy importante, tanto a nivel individual como colectivo presionando y fomentando que las empresas, las políticas y la sociedad cambien a favor de un mundo más sostenible.

Hoy en TYS Magazine os vamos dar una serie de consejos para ayudar a nuestro medio ambiente:

  1. Desplazarnos preferiblemente por medios no motorizados (a pié o en bicicleta) o en transporte público. Emplear el transporte en vehículo privado sólo cuando sea estrictamente necesario.
  2. Consumamos de manera responsable la energía eléctrica y agua. Son bienes de primera necesidad que muchas veces despilfarramos. Por ejemplo no dejemos correr el agua inútilmente o no dejemos las luces o electrodomésticos encendidos, son tareas que además de permitirnos ahorrar suponen un gran beneficio a nuestro entorno.
  3. Reducir nuestro consumo de productos. Comprar los productos que necesitamos. Debemos aprovechar la vida útil de nuestros productos y no infrautilizarlos. Cuanto mejor aprovechemos los productos menos residuos generaremos y menos materias primas consumiremos.
  4. Comprar productos locales. La compra de productos locales nos permite ayudar a la economía local y además reducimos considerablemente el transporte de productos, minimizando el consumo de recursos (combustibles) y la contaminación (emisiones de GEIs).
  5. Comprar productos ecológicos y lo más sostenibles posibles. La mejor manera es mirar que tengan eco-etiquetado. Pero en muchos casos no existen productos con eco-etiqueta, en esos casos tenemos que comprar aquellos productos de una larga vida útil y fijarnos en que materiales se han empleado en su elaboración, como productos reciclables o de fácil reciclaje. En el caso de alimentos cuanto más naturales mejor.
  6. Hagamos una gestión responsable de nuestros residuos. En primer lugar generemos la menor cantidad de basura posible y cuando se genere se debe favorecer su reutilización o su reciclaje. Para su reciclaje hay que depositar los residuos en su contenedor correspondiente.
  7. Respetemos la biodiversidad de nuestro entorno, especialmente de las especies autóctonas. No dañemos la flora ni la fauna y no contaminemos con nuestra basura cuando estemos en un entorno natural. Cuando estemos en estos entornos tampoco abramos nuevos caminos, sino que paseemos por los senderos señalizados.
  8. Colaboremos con las asociaciones medioambientales. Podemos colaborar como socios o participando en las actividades que organicen.
  9. Plantar árboles. Los árboles producen oxígeno y son esenciales para la naturaleza, además mejoren nuestra calidad de vida.
  10. Apoyar las políticas que protejan el medio ambiente. Cuando sean las elecciones de nuestro territorio debemos analizar los programas electorales y votar aquellos partidos que tengan una apuesta decida a favor de la sostenibilidad.

Tenemos más poder del que pensamos, siempre que premiemos (compremos o votemos) a las empresas y gobiernos que actúen por el bien del medio ambiente, y castiguemos a las empresas y gobiernos que actúan irresponsablemente. Para ello debemos estar informados tanto de los productos y servicios que consumimos, como de las políticas que se lleven a cabo en nuestro entorno. El cambio de hábitos y la elección de los productos sostenibles pueden suponer un gran cambio a largo plazo para el medio ambiente.