La web 2.0 rebosa información visual, gráfica, fotográfica, cartográfica e infográfica. Se trata de un gran potencial a explorar por los estudiantes de Humanidades en su acercamiento a las tecnologías de la información. El ejercicio docente que se presenta ha explorado a través de la metodología del Aprendizaje Basado en Problemas, la utilización del lenguaje cartográfico como medio de comunicación visual y como herramienta de análisis territorial. A través de los Sistemas de Información Geográfica se ha preparado un ejercicio cuyos resultados fueron difundidos a la sociedad en una exposición presencial y virtual. Se realizaron propuestas para un hipotético plano de la red de metro de la ciudad de Albacete que nos ha llevado por el camino del diseño, la cartografía y la creatividad.

Antecedentes

El proyecto “Planos del metro de Albacete. Cartografías utópicas” se enmarca en una más, de las diversas actividades que deben desarrollar los estudiantes dentro de la asignatura Percepción e Interpretación de la Realidad Geográfica del Grado de Humanidades y Estudios Sociales de la Universidad de Castilla ‐ La Mancha en Albacete. La asignatura utiliza, como eje central los Sistemas de Información Geográfica (SIG). Los SIG se enmarcan en las denominan Tecnologías de la Información Geográfica dentro del conjunto más amplio de las TIC. Dada su versatilidad, son utilizados por muchas disciplinas científicas, desde las ingenierías a otras más humanísticas como la Historia o la Arqueología. La Geografía ocupa una posición central en el uso de dichas herramientas. De hecho, han vuelto a poner a esta ciencia milenaria de actualidad. El acceso a los datos georreferenciados y al software que maneja esa información se ha extendido a todo tipo de profesionales a través de la red. En la actualidad cualquier persona puede obtener información georreferenciada de calidad de cualquier parte del planeta con diferentes fechas, escalas, variables temáticas y formatos lo que ha posibilitado multiplicar las habilidades de análisis de las mismas. Sin embargo, la formación media del personal que utiliza dicha información es menor. No se trata de que se sepa menos que hace unos años, ni mucho menos, se trata de que hoy en día muchas más personas acceden a dicha información y son capaces de elaborar documentos cartográficos y de publicarlos. En muchos casos son personas de disciplinas, ya no ajenas a la geografía sino a disciplinas distantes del análisis territorial. Se ha producido una democratización del acceso a la información georreferenciada y una facilidad de acceso a los programas que la gestionan. Existe una falta de formación territorial y cartográfica que permita maximizar los recursos que hoy se tiene disponibles. Lejos de ser una adversidad se trata de una gran oportunidad para lograr que aumente un conocimiento holístico, multidisciplinar y territorial del entorno que nos rodea, propósitos muy afines a la geografía, siendo un elemento que puede ampliar la competitividad del perfil profesional del egresado humanista.

Dentro de las múltiples definiciones de los SIG una de ellas se apoya en los diferentes elementos que sustentan estas herramientas (Hardware, software, datos) (Bosque, J. 1992). Estos elementos son presentados a los estudiantes bajo el prisma de la autosuficiencia del estudiante y la gestión del autoaprendizaje (García, J.A. 2013)

Desde el inicio de la asignatura en general y de la actividad en particular, se busca y fomenta la capacidad de aprendizaje autónomo. La competencia para la autonomía y la iniciativa personal así como la de aprender a aprender de la educación secundaria engarzan en la formación de grado con lo dispuesto en la conferencia de Berlín de 2003 sobre el aprendizaje a lo largo de toda la vida (lifelong learning) (Montero, M. 2010) y se plasman en la asignatura, y en la actividad dotando al alumno de gran autonomía y al profesor con un rol de coordinación.

En primer lugar está el Hardware o soporte físico. Al comenzar la asignatura los alumnos se encuentran con la necesidad de traer su propio portátil para llevar un normal seguimiento de la asignatura. Es el lápiz y el papel de este siglo. Este hecho permite un mayor dinamismo por parte de los estudiantes así como una autonomía en la gestión de su tiempo para desarrollar las tareas, no teniendo que estar ceñidos a los horarios del aula de informática. Estudiante y profesionales nos hallamos inmersos en un cambio en las formas de acceder a la información y de interactuar con ella como lectoescritores de la misma. (Cabezuelo, F. y Sierra, J. 2012).

En segundo lugar el software, como soporte lógico. El fomento de la utilización de software libre es otra de las señas de identidad de la asignatura. Desde el uso de programas de ofimática “open ‐ office 1 ” al manejo de herramientas más específicas como el Sistema de Información Geográfica “GVSIG 2 ”. Esta decisión aporta más ventajas que inconvenientes. Es posible que perdamos la oportunidad de utilizar software comercial más potente y con mayor implantación en las empresas que los de código libre. Por el contrario, el estudiante dispone nuevamente de una gran autonomía no dependiendo de una licencia que como mucho durara hasta poco después de finalizar el cuatrimestre y cuyo acceso le va a resultar complejo hasta su deseada incorporación al mercado laboral. Los SIG de código abierto y más concretamente el GVSIG cuentan con un respaldo internacional, reconocido en múltiples foros y reuniones profesionales 3 . Si bien su calidad en la presentación de resultados no es tan elevada como otros programas, permite generar resultados aceptables, y lo que es más importante facilita a los estudiantes acercarse a esta tecnología y a esta forma de trabajo a un coste cero. También se fomenta otro de los valores que propicia la asignatura como es el aprendizaje colaborativo, presente en los foros de usuarios tendiendo a lograr una autosuficiencia. “La respuesta está en la red”; sólo hay que saber buscarla.

Otro de los componentes de cualquier SIG radica en los datos. Se instruye a los estudiantes en Infraestructura de Datos Espaciales (IDE) y la utilización de información georreferenciada de calidad, lo que les permite visualizar o descargarse ellos mismos la información que vayan a necesitar en cada una de las tareas a presentar y que formaran parte de la evaluación de la asignatura. Los estudiantes aprenden a buscar, organizar y trabajar con grandes volúmenes de datos. Internet cuenta con una gran cantidad de información, mucha de ella errónea o superflua. En la información cartográfica ocurre también. El profesor Capel lo denominó “Cartorrea” (Capel, H. 2009). Aprender a valorar la calidad de la información y a utilizar fuentes de información contrastada es crucial para un buen resultado en los trabajos y proyectos presentes y futuros.

El estudiante es responsable de conseguir, descargar, gestionar, seleccionar y presentar cada uno de estos elementos. Todo lo obtienen con sus propios medios y el profesor se convierte en un guía del proceso de aprendizaje estableciendo vínculos entre la dinámica del aula y la realidad profesional y su utilidad de cara a su incorporación al mercado de trabajo. Al final del cuatrimestre los estudiantes han debido entregar una batería de tareas relacionadas con los contenidos y que van desde la entrada de datos, el análisis cartográfico y la presentación de resultados. Para ello se facilitan unas nociones teóricas y unas directrices con bibliografía e información complementaria sobre el tema en cuestión. Una de esas sesiones hace referencia al diseño cartográfico y a la importancia del diseño en la presentación de resultados gráficos y cartográficos. Esta tarea es la que se presenta a continuación con un epílogo con la posterior exposición y difusión de los resultados.

tysgal