La explosión de la burbuja inmobiliaria y la despoblación rural ha favorecido que muchas edificaciones y espacios estén vacíos o infrautilizados. El abandono de estos sitios genera un impacto negativo en su entorno (tanto urbano como rural). Si queremos unos núcleos rurales y urbanos sostenibles debemos darle un nuevo uso (ecológico, social, cultural o económico).

Las razones del abandono son muchas y muy complejas. La explosión de la burbuja inmobiliaria fue unas de las principales razones en las áreas urbanas (España), dejando multitud de “cadáveres urbanos” que difícilmente se va ocupar o usar. Muchas de estas urbanizaciones se realizaron en zonas de escasa venta o muy por encima de las necesidades y demandas del mercado. El resultado es multitud de edificios, casas, pisos y bajos sin habitar o utilizar.  

 


En las zonas rurales también existió un gran abandono de las edificaciones, en muchos casos de gran riqueza patrimonial. El abandono del rural se produjo por la falta de oportunidades y/o de servicios. Si a esto le añadimos un saldo demográfico tremendamente negativo, obtenemos como resultado un gran volumen de edificaciones infrautilizadas, abandonadas o en estado ruinoso.  

Este gran problema que tenemos en España, es necesario reformularlo y plantearlo como una oportunidad para la dinamización de nuestros núcleos (tanto urbanos como rurales). Nos encontramos en otra época donde el cambio es la nota dominante. El sociólogo polaco Zygmunt Bauman sostiene que hemos pasado de una modernidad “sólida” a una fase “líquida”, afirmando que, como los líquidos, “no pueden mantener su forma mucho tiempo”.  La modernidad líquida se caracteriza por la incertidumbre, el riesgo continuo y la confianza cambiante.

Los empleos y por tanto los usos del espacio (especialmente urbano) han cambiado notablemente en los últimos años, con el surgimiento y destrucción de muchas profesiones. La llegada de Internet ha favorecido estos cambios, como la difusión del teletrabajo o la llegada del comercio electrónico que ha afectado gravemente al comercio local.

Los vacíos urbanos se han tratado y tratan como zonas residuales que conforman la interrupción y fragmentación del paisaje urbano. Pero pueden tener un gran valor en las ciudades y núcleos, además de completar la trama urbana, pueden ser espacios que aportan una mayor calidad de vida a los ciudadanos solo como un mínimo tratamiento. Debemos de desarrollar un urbanismo adaptativo y menos rígido.

Nueva vida de los espacios vacíos

Los intersticios de la trama urbana no deben tratarse como espacios residuales o de transición ya que pueden tener una gran labor ambiental y social mientras no se desarrollan. Las administraciones le cuesta adaptarse a los cambios pero poco a poco empiezan a darle valor a estos espacios y llegan a convenios con los propietarios para adecentarlos y/o darle algún uso. A continuación, destacamos algunas iniciativas:

  • Zona verde, permitiendo que la colonización natural se desarrolle un pequeño refugio para la fauna de la ciudad, y así mejorar la calidad del aire y la biodiversidad de las tramas urbanas.
  • Zonas de captación hídrica para reducir los riesgos ante fenómenos climatológicos extremos.
  • Espacios libres temporales como la iniciativa esto no es un solar, para darle un uso que beneficie a los vecinos de la zona.
  • Huertas urbanas, que permiten mejorar las relaciones sociales de los núcleos.

 


Nueva vida del patrimonio construido

En Europa la reconversión de los vacíos urbanos está mucho más extendido que en España. Pero con la gran cantidad de patrimonio abandonado, infrautilizado o deteriorándose, puede ser una buena alternativa para dinamizar ciertos barrios o asentamientos. En la actualidad las necesidades e intereses cambian a gran velocidad por esta razón las edificaciones deben adaptarse a los nuevos tiempos: a los nuevos usos, necesidades e intereses de la población.  Plantear una ordenación como hace veinte o treinta años ya no tiene sentido. La normativa debe adaptarse a los nuevos tiempos y no ser una barrera al dinamismo social y económico de las ciudades y núcleos.

A continuación mostramos un par de ejemplos de nueva de vida de edificaciones:

LaFábrika detodalavida se ubica en una cementera abandonada en el municipio de Santos de Maimona, Badajoz, transformada en una fábrica para la gestión social del territorio y la ociocultura en el ámbito rural. LaFábrika detodalavida (LFdTV) es una cocina de procesos económicos, sociales y culturales de experimentación que trabaja para la gestión social del territorio y la ocio­cultura en el ámbito rural.

STPLN localizado en una antigua dársenade 2000 m2 en Malmö, Suecia,  reconvertido en un espacio abierto y disponible para todos aquellos que quieran producir y participar de la cultura, experimentar, desarrollar una idea o crear un prototipo.

Uso temporal del patrimonio

La mayor parte de las actuaciones que promueven una nueva vida, son de uso temporal. El uso temporal consiste en que las autoridades (normalmente públicas) facilitan o apoyan el acceso gratuito o muy barato al patrimonio vacío para asociaciones, fundaciones o nuevas empresas, a cambio de su mantenimiento (bajo coste). Si el proyecto despega, se considera extender el acuerdo o aumentar el alquiler del espacio.

A continuación os dejamos una breve animación sobre los principios, beneficios y desafíos del uso temporal de los espacios vacíos urbanos, de la red URBACT Refill.

Un buen ejemplo de éxito del uso temporal es RAPZZZ Place (Ostravia, República Checa). Los administradores de un club de música vacío y una antigua panadería adyacente acordaron prestar espacio a un grupo que vende productos relacionados con la música rap. Después de un año de uso gratuito, los administradores del edificio y la comunidad RAPZZZ considerarán los próximos pasos juntos.

Este tipo de usos suelen ser de bajo presupuesto y vinculados a proyectos muy diversos. Por desgracia el bajo presupuesto se debe a que gran parte de esto proyectos surgen de un contexto de desigualdad y escasez de recursos. Cuando la administración o los agentes privados tienen suficientes recursos o están enclavados en zonas de gran demanda social, rara vez surgen proyectos de uso temporal.

Otro de los inconvenientes es que a pesar del reducido coste administrativo, normalmente presenta unos costes comunitarios muy elevados.

Podéis encontrar más información de los usos temporales en el siguiente documento: El uso temporal de los vacíos urbanos dirigido por Manu Fernández y Judith Gifreu

Debemos dar una nueva vida a los edificios y espacios vacíos o acabarán abandonadas hasta que sean una completa ruina e inviable su recuperación.

Si conoces algún ejemplo de recuperación de espacios vacíos no dudes en comentárnoslo.