La NASA ha utilizado un nuevo modelo de simulación por ordenador, el GEOS-5, para analizar con gran precisión el movimiento en la atmósfera del dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero asociados al cambio climático. Con ayuda de este nuevo sistema, la agencia norteamericana ha creado imágenes impactantes y de gran valor científico como un»timelapse» en el que se puede observar como se desplaza este gas, afectando especialmente al hemisferio norte y los países industrializados responsables de la mayor parte de las emisiones de este y otros gases producidos por la combustión de hidrocarburos.

Columnas de dióxido de carbono forman remolinos que el viento dispersa lejos de sus fuentes. La simulación también ilustra las diferencias en los niveles de dióxido de carbono entre los hemisferios norte y sur y los cambios distintos en las concentraciones de dióxido de carbono a nivel mundial como el ciclo de crecimiento de las plantas y los árboles cambia con las estaciones.

La visualización de dióxido de carbono se produce por un modelo de computadora llamado GEOS-5, creado por científicos de modelado global de la NASA Space Flight Center Goddard y Asimilación Oficina.

La visualización es un producto de una simulación llamada «“Nature Run.” Nature Run obtiene datos reales sobre las condiciones atmosféricas, sobre la emisión de gases de efecto invernadero y sobre las partículas naturales y artificiales que hay en el aire. El modelo se dejecuta por su cuenta y simula el comportamiento natural de la atmósfera de la Tierra. Esta Nature Run simula enero 2006 hasta diciembre de 2006.

Mientras que los científicos Goddard trabajaron con una versión «beta» de Nature Run internamente desde hace varios años, lanzaron esta actualización, la versión mejorada de la comunidad científica por primera vez en el otoño de 2014.

Fuente: NASA

tysgal_v