Aspectos como el calentamiento global indican que el mundo está cambiando y es por ello que todos debemos adaptarnos al cambio. En este contexto, cobra importancia un nuevo modelo de marketing offline: el marketing offline sostenible. Es decir, hacer marketing corporativo a través de productos que no son perjudiciales para el medio ambiente, hechos de materiales reutilizables, como pueden ser las bolsas de algodón, tazas, cantimploras, termos, cojines, sombrillas y un largo etcétera. Las empresas pueden personalizar fácilmente todo este tipo de materiales con el logo y la imagen de la empresa a través de empresas de impresión online, tales como https://www.helloprint.es. En este tipo de webs, consigues estos productos de forma rápida y cómoda sin ni siquiera salir del despacho. Gracias a la practicidad que ofrece la imprenta digital, resulta mucho más fácil disfrutar de un nuevo tipo de marketing más amable con el medio ambiente sin renunciar a seguir potenciando la imagen de tu empresa.

Este marketing sostenible, además, reporta grandes beneficios para las empresas. Más allá de estar cuidando el medio ambiente, algo que es beneficioso para todos nosotros, tenemos más ventajas que nos pueden resultar bastante interesantes.

Ventajas de hacer un marketing offline sostenible

En primer lugar, económicamente hablando, estamos ante un tipo de marketing mucho más barato. Es posible hacer marketing offline más allá de los típicos flyers, ya que existen diferentes elementos, fabricados con materiales biodegradables, que resultan mucho más económicos para la empresa. Por ejemplo, hacer que nuestro logotipo salga en una bolsa de papel o de algodón será mucho más barato que si sale en una bolsa de plástico. Esto, a su vez, nos puede servir, por ejemplo, para poder encargar más bolsas y que de esta manera nuestra imagen de marca se vea mucho más.

Asimismo, posicionarse a favor de este marketing sostenible nos va a granjear una mayor reputación dentro del mundo empresarial. Es posible ser líder del mercado y ser cuidadoso con el medio ambiente. Si actuamos de manera correcta seguramente los clientes se encuentren mucho más satisfechos con nuestra actuación lo que terminará por repercutir positivamente en nuestra imagen de marca.

Nuestras acciones tendrán incidencia también en el estado de ánimo de nuestros trabajadores. Estarán mucho más contentos si saben que están llevando a cabo acciones que no tienen un impacto negativo en el medio ambiente. Tendrán conciencia de ser parte de una empresa que tiene especial sensibilidad con todos los problemas de la sostenibilidad y se sentirán parte del progreso. Esto hará que se encuentren más felices y no hay nada que produzca más que un trabajador contento.

Por último, los recursos naturales son escasos. Esto quiere decir que si aprendemos a trabajar con recursos reciclados o que no están limitados, tendremos una ventaja competitiva en comparación a otras empresas que trabajan con estos recursos limitados. El día de mañana, cuando estos problemas sean mayores, el precio de algunos recursos naturales aumentará inevitablemente, por lo que si sabemos trabajar con otros productos tendremos todo eso ganado y seremos mucho más eficientes a la hora de trabajar con recursos alternativos.

En definitiva, este tipo de marketing offline sostenible, además de ser beneficioso para el medio ambiente, puede ser bastante beneficioso para nosotros mismos económicamente.