gri

La comunicación corporativa, especialmente la relativa a la gestión de los impactos y riesgos ambientales y sociales, así como la gobernanza, evoluciona de manera continua atendiendo la mayor demanda de información por los grupos de interés, particularmente aquellos de índole financiera como inversionistas, agencias de calificación y entidades crediticias.

La metodología desarrollada por Global Reporting Initiative (GRI) se ha erigido en referente internacional, con una trayectoria de más de 15 años, en que se han sucedido diferentes versiones. El principal cambio que encontrarán las organizaciones a la hora de acercarse al nuevo estándar se encuentra en la nueva estructura modular, sin embargo excepto algunos cambios, ajustes y eliminaciones, los contenidos no cambian con respecto a la actual guía G4. Tampoco lo hacen sustancialmente los criterios para acreditar su cumplimiento (“core” o “comprenhesive”) y se introduce una nueva modalidad de seguimiento parcial por SRS.

Presentan una estructura más flexible y preparada para el futuro, asegurando que los estándares GRI permanecen actualizados y adecuados, y sus referencias tienen una mayor adecuación a las iniciativas políticas para permitir una mayor integración en los gobiernos y la legislación de los mercados en todo el mundo.

Han sido desarrolladas con múltiples contribuciones de las partes interesadas teniendo siempre en mente el interés público.

Los nuevos estándares tienen:

  • Nueva estructura modular: las normas ahora están organizadas como un conjunto modular de normas interrelacionadas.
  • Nuevo formato con requisitos más claros: el nuevo formato tiene claras distinciones entre Requisitos (indicados por “deberá”), Recomendaciones (“debería”) y Orientación.
  • Contenidos más claros: conceptos clave de G4 se han aclarado para mejorar la comprensión y la aplicación de las Normas. Por ejemplo ahora los contenidos de G4 (incluyendo indicadores) tienen identificadores únicos basados en el número de la guía (ej. el contenido G4-10 es ahora el 102-8, localizado en GRI 102: Contenidos Generales).
  • Mayor flexibilidad y transparencia en el uso de las normas: tanto para las organizaciones que preparan un informe de conformidad con las normas, como para las que los que utilizan guías concretas para reportar información específica.
  • Reedición general: el contenido de G4 ha sido editado para mayor claridad y se ha utilizado un lenguaje más sencillo.

 

Las seis series de estándares – Sustainability Reporting Standards (SRS) – en los que se divide el nuevo GRI atienden a las principales preguntas que las organizaciones deben responder durante el ciclo de elaboración de su informe:

  • SRS 100 Fundacional en el que se explican los principios y el proceso que debe llevarse a cabo para identificar los asuntos a informar y elaborar los informes.
  • SRS 200 Información general de la organización que es necesaria para contextualizar el informe.
  • SRS 300 Información acerca de la gestión de los impactos principales de la organización

Y 35 asuntos agrupados en tres SRS de contenidos*. La serie 400 sobre información económica y de gobierno, la 500 para la información ambiental y con la serie 600 para los asuntos sociales.

 

Respecto a GRI G4 se mantiene el énfasis en la materialidad, si bien se detallan en mayor medida cómo informar de su aplicación, así como las dos opciones de conformidad “esencial” y “exhaustiva”, que por otra parte podrían desaparecer en el corto o medio plazo en función de cómo evolucione la aplicación de los nuevos estándares. En relación al requerimiento de definir los límites por aspecto material (cobertura), se clarifica la definición de los mismos como “entidades que causan el impacto”, y se elimina la referencia geográfica en la cobertura externa. Para las organizaciones reportantes, es necesario mostrar cómo gestionan el tema material (DMA, incluyendo su relación con la entidad externa (en términos de impacto).

Se han tratado de subsanar algunas deficiencias observadas en la versión G4 al no poder incluir los protocolos de alcance que se utilizaban en las guías anteriores, así como definiciones de utilidad a la hora de desarrollar el estudio de materialidad.

Aunque el uso de estas normas no será requerido para los informes publicados antes del 1 de julio de 2018, se anima a las organizaciones a dejen atrás el G4 y a que utilicen los GRI Standards antes de ese plazo.

En definitiva, cambios de forma más que de fondo, pero que sin duda alguna mejorarán el uso de esta iniciativa.

Fuente: https://www.globalreporting.org, http://www.efeempresas.com/ y https://sustainabilitycolumnist.wordpress.com