Los espacios verdes correctamente diseñadas y gestionadas tiene el potencial de reducir los delitos violentos según un nuevo estudio de las universidades de Virginia, Meryland y Cornell. Los investigadores buscan mejorar la seguridad pública aprovechando la naturaleza.

 


En TYS Magazine ya os hemos hablado de los beneficios en la salud de la existencia de zonas verdes en nuestras ciudades, pero los espacios verdes públicos bien diseñados también pueden hacer que las comunidades sean más seguras. En este estudio constatan que los espacios verdes mal diseñados y mantenidos de manera inadecuada pueden ayudar a que el crimen se arraigue y se propague.

Esto hallazgos en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública tienen claras implicaciones para la salud pública y las políticas, así como para el futuro de la planificación urbana. y desarrollo. Para llegar a estas conclusiones este equipo de científicos ha elaborado una revisión general de la investigación sobre la complicada relación entre la naturaleza y el crimen en las áreas urbanas. Identificaron varios patrones que pueden ayudar a informar las políticas públicas, guiar el diseño urbano y promover vecindarios que sean seguros y agradables para vivir.

Este proyecto de investigación surge de la experiencia personal del equipo de investigación. De manera directa o indirecta los miembros del equipo habían sido afectados por el crimen. “Todos tuvimos algún tipo de experiencia, personalmente o a través de miembros de la familia. Y pensamos que tal vez podamos hacer algo al respecto”, dijo Hessam Sadatsafavi, PhD, de la Facultad de Medicina. “Cómo controlar el crimen violento es un tema polarizador. Nos interesa ver, como diseñadores cuyo trabajo es dar forma al entorno físico, si es posible que contribuyamos a esta conversación y tomemos algunas acciones para ver si, personalmente, puede contribuir a reducir la delincuencia “.

¿El acceso a la naturaleza podría mejorar la seguridad pública?

La investigación, iniciada en la Universidad de Cornell, buscó sintetizar los hallazgos de muchos estudios previos que analizaron los efectos de diversas formas de espacios verdes sobre el crimen y el comportamiento delictivo. “Dijimos, está bien, tenemos que comenzar por comprender lo que hay ahí fuera en términos de teoría, lo que otras personas han encontrado”, dijo Sadatsafavi. “Los espacios verdes pueden ser una fuente o aumentar el riesgo de delincuencia en un vecindario a través de algún mecanismo, y también pueden reducir el riesgo. Entonces, ¿por qué sucede eso? ¿Hay alguna forma de encontrar una solución para hacer que la reducción del riesgo sea más efectiva? ? “

Inicialmente, los investigadores consideraron más de 14,000 artículos, pero finalmente los redujeron a 45 realizados en los Estados Unidos, lo que ofreció la información más relevante sobre cómo el acceso a la naturaleza podría mejorar la seguridad pública.

La revisión inicial fue un desafío porque el tema es amplio y se puede abordar desde muchos ángulos. “Se puede hablar de los jardines comunitarios, se puede hablar del césped de la gente”, explicó Sadatsafavi. “Las personas que hacen los estudios pueden salir y contar la cantidad de árboles en las aceras, o examinar imágenes de satélite. O mirar la cantidad de lotes baldíos que se convirtieron en espacios verdes”.

Eso, combinado con la amplia variedad de delitos examinados y cómo se denunciaron, dificultó a los investigadores sacar conclusiones específicas. “Pero”, dijo Sadatsafavi, “definitivamente hay patrones”.

Por ejemplo, nueve estudios analizaron el efecto de los espacios verdes en la violencia armada. Seis encontraron que tales intervenciones redujeron la delincuencia, mientras que tres no fueron concluyentes. “Existe evidencia de que las intervenciones ecológicas a nivel urbano reducen los delitos violentos, específicamente la violencia con armas de fuego“, dijo Sadatsafavi, del Departamento de Medicina de Emergencia de la UVA.

“Al observar todos estos estudios, pudimos proponer posibles vías [para reducir el crimen y] armar una imagen general de por qué está sucediendo esto, tanto en términos de violencia armada como en términos de tasa general de criminalidad”.

Usar la naturaleza para reducir el crimen

Los investigadores de este equipo sostienen firmemente que la ciencia sólida es fundamental para ayudar a lograr estos objetivos y mostrar a los responsables políticos la importancia de mantener los espacios verdes.

Los hallazgos de esta revisión sugieren que los espacios verdes bien mantenidos podrían potencialmente ayudar a reducir las tasas de delitos violentos en las comunidades. Se necesita investigar más para confirmar esto, ya que muchos de los estudios revisados ​​no fueron concluyentes. Los investigadores también identifican la necesidad de más estudios cualitativos para llegar a las causas subyacentes, así como más intervenciones causales para investigar más a fondo los mecanismos detrás de por qué y cómo los espacios verdes pueden ayudar a reducir los delitos violentos.

Los autores quieren seguir investigando ara determinar cómo mantener adecuadamente las zonas verdes para que las comunidades puedan obtener los beneficios. El desarrollo de estas investigaciones ayudaría a identificar políticas concretas y mejorar la eficiencia de los recursos públicos.

Fuente: https://uvahealth.com/ y https://agnr.umd.edu/