Liubliana, capital de Eslovenia ha sido elegida como «Capital Verde Europea de 2016», en reconocimiento a sus esfuerzos por promover políticas urbanas económicas, también en el ámbito del transporte, durante la última década.

Liubliana se ha impuesto a las otras cuatro finalistas que optaban al premio que concede la Comisión Europea (CE): Essen (Alemania), Nijmegen (Países Bajos), Oslo (Noruega) y Umea (Suecia) en una ceremonia que tuvo lugar ayer en Copenhague, Capital Verde Europea de 2014.

La CE excluyó en abril del listado de finalistas a las españolas, Zaragoza y Santander.

Desde que en 2010 se lanzara este reconocimiento, Estocolmo, Hamburgo, Vitoria-Gasteiz, Nantes, Copenhague y Brístol (2015) han sido seleccionadas para ostentarlo.

La Capitalidad Verde se otorga a aquella urbe europea que «ha demostrado estándares medioambientales elevados durante un tiempo y ha reafirmado su compromiso de mantener tales ambiciosos objetivos con vistas a su desarrollo sostenible futuro».

El jurado evalúa a las candidatas en doce áreas: adaptación y mitigación al cambio climático, transporte local, zonas urbanas verdes, naturaleza y biodiversidad, calidad del aire, calidad acústica, gestión y producción de residuos, gestión del agua, tratamiento de aguas residuales, empleo durable y ecoinnovación, rendimiento energético y gestión ambiental integral.

Leer noticia completa

Fuente: ABC