En TYS Magazine ya os hemos hablamos en otras ocasiones de que la renaturalización de las ciudades debería ser una obligación. Nuestros entornos urbanos no ofrecen la calidad de vida que desean los ciudadanos. Por un lado, los cambios en la morfología urbana, principalmente derivados de la planificación de la movilidad centrada en el uso de vehículos privados y en un concepto de zonificación de la ciudad, y, por otro lado, los cambios climáticos a nivel global y local han reducido la capacidad de núcleos urbanos, su capacidad de recuperación, para poder garantizar buenas condiciones de vida y buena salud a sus habitantes y contribuir a la mejora ambiental del planeta.

Se entiende por renaturalización o rewilding, la recuperación de las condiciones naturales del ámbito anteriores al proceso de urbanización.

Las infraestructuras verdes ecosistémicas y, en general, los espacios verdes urbanos son una oportunidad, una herramienta estructural, para mejorar la habitabilidad de la ciudad y las extensiones urbanas y para reducir su huella ambiental. Debemos tener en cuenta que la renaturalización no es una mera revegetación, sino que busca recuperar la conectividad ecológica y para ello también se deben realizar una intervención completa, desde los suelos a la orografía del terreno.

El propósito de esta publicación, estructurada en bloques sobre Teoría, Estrategias, Medidas y Epílogo, es brindar apoyo a los actores públicos involucrados en la planificación y gestión urbana en la aplicación de estrategias y medidas de naturalización en los espacios verdes urbanos de sus ciudades.

Descargar versión en español 

Download english version