Equipar a nuestras ciudades con aceras más anchas sería una medida inteligente para garantizar el distanciamiento social. 

Ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel son muchas las dudas que nos surgen al empezar esta fase de “nueva normalidad“. Una de las mayores preocupaciones es que un sistema de transporte público abarrotado podría contribuir a una segunda ola de Covid-19. Por lo tanto, muchos pueblos y ciudades desean promover el caminar y el ciclismo como una forma segura y saludable de viajar.

Muchos pueblos y ciudades desean promover el caminar y el ciclismo como una forma segura y saludable de viajar.

El problema radica en que muchos pueblos y ciudades han sido diseñados para viajar en coche y no para caminar o andar en bicicleta. Por ello, desde las corporaciones municipales y también desde otros organismos competentes se está analizando cómo transformar el entorno urbano para disuadir a las personas de conducir y animarlos a caminar y/o a andar en bicicleta.

A este respecto, una de las variables que las autoridades están estudiando con más detalle es el ancho de las aceras. Para promover la peatonalización, podría ser útil identificar dónde es actualmente imposible practicar un distanciamiento social seguro mientras se camina. Al mapear el ancho de las aceras, es posible identificar aquellas áreas donde se necesita un cambio de infraestructura para que los ciudadanos puedan caminar de manera segura.

En el Reino Unido, Esri ha lanzado el indicador de ancho de aceras GB. Esta capa asigna colores a las aceras británicas según su ancho ancho. El mapa usa tres colores. Las aceras rojas muestran aceras que son más estrechas de 2 metros y muestran dónde es imposible mantener el distanciamiento social mientras se camina. Las aceras naranjas tienen entre 2 y 3 metros de ancho y las azules son de 3 metros de ancho o más grandes.

 


Los mapas de ancho de aceras también se están desarrollando en otros países del mundo. El Mapa de las Aceras de Florencia visualiza el ancho de las aceras en la ciudad italiana de Florencia. Permite a los usuarios ver en qué parte de la ciudad es posible mantener el distanciamiento social y dónde es imposible mantener una distancia de 2 metros con otros peatones.

Aceras más anchas

Todas las aceras en el mapa son de color rojo si la acera tiene un ancho de menos de 2 metros. Las aceras de color azul tienen un ancho de más de 8 metros. Al ver el mapa resulta evidente que la ciudad necesita repensar el tipo de movilidad que quiere fomentar ya que gran parte del diseño de las calles se remontan al menos al Renacimiento y pensados para acomodar personas y caballos.  

Si vivimos en Nueva York, podemos usar el Mapa de ancho de las aceras para ver dónde en qué partes de la ciudad es más seguro caminar mientras mantenemos el distanciamiento social con otros peatones. 

El mapa utiliza el conjunto de datos con las medidas de las aceras de la ciudad para mostrar dónde es posible mantener el distanciamiento social mientras se camina y dónde es imposible el distanciamiento social.

Aceras más anchas

Las aceras de color azul en este mapa son las más anchas e indican una acera donde el distanciamiento social debería ser fácil. Las verdes son menos anchas pero aún lo suficientemente anchas como para que sea posible el distanciamiento social. Las de color rojo son más estrechas que 10 pies (3,048 metros) y muestran dónde un camino es demasiado estrecho para practicar el distanciamiento social. Simplemente debemos colocar el cursor sobre una acera en el mapa para ver su ancho en pies (1 pie = 0,3048 metros).