Con motivo del Día Mundial de los Océanos, que se celebra el 8 de junio, WWF analiza varios puntos clave para la salud de nuestros mares, como la sobrepesca, la pesca ilegal o el papel de los consumidores. La organización pide acciones urgentes contra el rápido descenso de las especies que amenaza el valor ecológico y económico de los océanos.

pesca

En el Día Mundial de los Océanos, cabe destacar que la población de vertebrados marinos ha disminuido casi un 50% entre 1970 y 2012. La diversidad de bienes y servicios que proceden actualmente de los entornos marinos y costeros – el equivalente al PIB de un país – se puede estimar en 2,5 billones de dólares al año.

“Si el océano fuera un país, sería la séptima economía más importante del mundo. Deben tomarse medidas efectivas para frenar la destrucción de las pesquerías y para conservar las fuentes marinas de alimentación para más de 800 millones de personas en todo el mundo”, afirma José Luis García Varas, responsable del Programa marino de WWF España.

 Combatir la sobrepesca

Con un 61% de las pesquerías mundiales plenamente explotadas, y un 28,8% de ellas sobreexplotadas, la sobrepesca supone una de las mayores amenazas para la salud de los océanos.

Para WWF la protección de los hábitats y una gestión efectiva de las pesquerías han de ir de la mano, con el objetivo de ser pesquerías sostenibles y recuperar las reservas de peces. Los países deben asumir su responsabilidad y llegar a un acuerdo para que, al menos, el 10% de las áreas costeras y marinas se protejan y gestionen en 2020, aumentando hasta el 30% en 2030. Y subraya García Varas: “Establecer redes de Áreas Marinas Protegidas es de máxima importancia para conseguir resultados positivos para la biodiversidad, seguridad alimentaria y modos de vida”.

La reciente creación el Parque Tun Mustapha (Malasia), el mayor parque marino del país, apunta en la buena dirección. No en vano, el nuevo parque ayudará a proteger casi un millón de hectáreas y alrededor de 250 especies de corales, 360 de peces, tortugas verdes en peligro de extinción, así como arrecifes de coral, manglares y lechos marinos, sosteniendo la seguridad alimentaria y el modo de vida de miles de personas.

Entra en vigor un acuerdo contra la pesca ilegal

La FAO informa de que la pesca ilegal, no registrada y no regulada (IUU por sus siglas en inglés) sigue teniendo un impacto devastador y su valor se estima entre 10 y 23 millones de dólares por año. La pesca ilegal pone en peligro los ecosistemas marinos, perjudica a los pescadores que respetan la ley y penaliza a los gobiernos, a los distribuidores y a los consumidores que siguen las normas. Además, combatir la pesca ilegal es clave para mejorar la salud de los océanos y la seguridad alimentaria en todo el mundo.

WWF celebra la reciente puesta en marcha, el 5 de junio, del acuerdo Port State Measures (PSMA, en inglés). Como primer acuerdo vinculante a nivel internacional, específicamente pensado para prevenir que la pesca ilegal llegue a los puertos de todo el mundo, es un gran paso en la lucha global para erradicar este problema.

Más información

Fuente: http://www.wwf.es

tysgal