Un nuevo estudio muestra evidencia inequívoca de contribución antropogénica a la pérdida de masa glaciar. En concreto, los datos de esta investigación revelan que el papel del hombre en la disminución de la masa glaciar está aumentando, con una aportación poco perceptible en el siglo XIX y la primera mitad del XX, pero en constante incremento desde entonces.

El continuo retroceso global de los glaciares provoca un aumento del nivel del mar, cambios en la disponibilidad estacional del agua y un incremento de los peligros geológicos. Aunque la fusión de los glaciares se han convertido en un emblema del cambio climático antropogénico, la extensión de losglaciares responde muy lentamente a los cambios climáticos. “Por lo general, cuesta décadas o siglos que los glaciares se adapten a los cambios climáticos”, sentencia el investigador del clima Ben Marzeion, del Instituto de Meteorología y Geofísica de la Universidad de Innsbruck, en Austria.

Leer noticia completa

Fuente: www.lavanguardia.com