La ciudad del futuro diseñada por la empresa Toyota se llamará Woven City (ciudad entretejida) y fue recientemente presentada en el CES2020 celebrado en Las Vegas. Woven City se plantea que funcione como una especie de laboratorio donde los residentes e investigadores crearán y testearán las nuevas tecnologías en un entorno real, como puede ser la inteligencia artificial, drones, robots, etc.

El diseño de la ciudad fue obra del arquitecto danés Bjarke Ingels (creador de la sede de google en California) y ocupará alrededor de 70 hectáreas en las proximidades del monte Fuji. Se estima que esta pequeña ciudad pueda albergar a 2.000 habitantes.

“Construir una ciudad completa desde cero, incluso a pequeña escala como esta, es una oportunidad única para desarrollar tecnologías futuras, incluido un sistema operativo digital para la infraestructura de la ciudad”

Akio Toyoda, CEO de Toyota

Woven City será el mejor exponente de ciudad inteligente o smart city. Como se puede ver en el vídeo una de las características que presenta es que se estructura en tres tipos de calle o vía: peatonal, calzada (vehículos rápidos) y movilidad personal (carril bici compatible con patinetes eléctricos y otros dispositivos de movilidad unipersonal).

Esta ciudad destaca presentan una alta densidad de zonas verdes o superficie vegetal.

Los vehículos pasan a ser eléctricos, autónomos y sin emisiones. Mientras que las viviendas son fundamentalmente colectivas, realizadas en madera y con paneles solar e integran pequeños jardines en su estructura. Los hogares contemplarán todo tipo de sensores para controlar y verificar la salud de los residentes.

Algunos urbanistas critican la excesiva privatización de servicios de esta ciudad del futuro, incluso a afirmar que estas ciudades inteligentes pueden afectar negativamente a nuestro modo de vida.

El planteamiento de la empresa es un laboratorio viviente, por tanto no se puede definir como ciudad, ya que no sólo se está controlando y verificando la tecnología sino los residentes de esta ciudad. Es algo que nos deberíamos preguntar si este es el futuro que queremos, estamos regalando nuestra intimidad a favor de nuestra comodidad. En este caso sus residentes a la empresa Toyota y sus residentes son conscientes o deberían serlo. Pero actualmente ya estamos controlados por empresas privadas, cuanta información le damos gratis a compañías privadas cuando nos descargamos una aplicación o empleamos un smartphone.