En el artículo de hoy os vamos a hablar de un proyecto llevado a cabo  en las comarcas de Ripollès, la Garrotxa y el Alt Empordà.

En sus orígenes este proyecto nació de los antiguos GALs de dos de estas comarcas: Fundació Garrotxa Líder y Consorci Ripollès Desenvolupament en cooperación también con el Consell Comarcal del Alt Empordà.

En la actualidad estos GALs con un alcance territorial más amplio son Adrinoc y Consorci Ripollès Ges Bisaura. La gestión de esta red de senderos se continua realizando desde estas comarcas pero en la actualidad las entidades que intervienen en su gestión son: Consell Comarcal del Ripollès, Consorci Ripollès Desenvolupament, Consell Comarcal de la Garrotxa, Turisme Garrotxa, Consell Comarcal de l’Alt Empordà y Empordà Turisme.

Se trata de una iniciativa llamada Itinerannia cuyo objeto es recuperar las antiguas vías de comunicación entre los pueblos. La red se aprovecha de la riqueza natural y patrimonial de la zona permitiendo a los visitantes disfrutar tanto del mar como de la montaña.

La idea surge a partir de ejemplos ya existentes en Suiza e Italia,  donde la red de senderos funciona  como un mapa de carreteras, que permite ir de un punto a otro. Es el primer espacio senderista del Estado que aplica el concepto de red viaria en áreas rurales. Se ha hecho una selección muy cuidadosa de caminos, siguiendo una metodología y unos criterios comunes a las tres comarcas.

Para lograr los objetivos propuestos hicieron una selección muy cuidadosa de caminos, siguiendo una metodología y unos criterios comunes a las tres comarcas:

–  Realizar un inventario de caminos de la comarca y seleccionar los históricos, mediante conversaciones con la población local, los centros excursionistas, etc.

–  Realizar un mapa de recursos turísticos, naturales y culturales.

–  El tercer paso fue crear un mapa de los servicios turísticos.

Mediante la superposición de todos estos mapas, se establecieron unos criterios de puntuación que daban una puntuación más elevada en los senderos más próximos a los establecimientos turísticos, los servicios básicos de la comarca o los recursos de muy alto interés, vinculados a la cultura, al patrimonio, a la gastronomía o a la historia. Los senderos con la puntuación más elevada han sido los que finalmente han formado parte de la red básica de senderos del proyecto Itinerànnia.

Paralelamente al proyecto se generaron una serie de acciones:

–  Editaron un mapa cartográfico de cada comarca que se encuentra a la venta en librerías, tiendas especializadas, oficinas de turismo y alojamientos, donde está marcada la red y todos los cruces. El mapa de la va acompañado de una guía donde se describen los atractivos turísticos y patrimoniales que se podrán encontrar a lo largo de todos los pueblos de cada comarca.

–  Para la población local y para el turismo de proximidad se han creado rutas de entre 2 y 7 horas.

–  Para el mercado centro y norte-europeo: Francia, Gran Bretaña, Alemania, Países Bajos y Noruega; trabajan en contacto con operadores y agencias de viajes especializados en senderismo para crear productos de entre 6 y 8 días recorriendo diferentes zonas de estos territorios.

Desde Tysmagazine animamos a los organismos locales a poner en marcha iniciativas de este tipo que contribuirían de manera notable al desarrollo del espacio rural. Recuperar los caminos históricos que unen un pueblo con otro da la posibilidad al visitante de aprender del espacio que le rodea y de conocer antiguos modos de vida.

Fuente: desenvolutamentrural.cat

Autor: Víctor Bouzas