Lo han demostrado en una cantera de Yepes, en Toledo, donde han conseguido borrar el daño ecológico causado por la minería en diez años.