ONU-Habitat y SEDATU han editado la “Guía Metodológica de Estrategia Municipal de Gestión Integral de Riesgos de Desastres”, una publicación dirigida especialmente a los municipios mexicanos de hasta 50,000 habitantes más vulnerables a los daños causados por fenómenos geológicos e hidrometeorológicos. La publicación busca acompañarlos en la construcción o consolidación de una estrategia municipal que mitigue los efectos de estos fenómenos naturales.

 


Entre 2000 y 2018, de los 2,459 municipios de México, 2050 (83.4%) fueron mencionados en las declaratorias de desastre por fenómenos hidrometeorológicos y 15.9% en fenómenos geológicos como sismos, tsunamis y deslizamientos.

En este periodo, estos fenómenos causaron daños a un millón y medio de viviendas en todo el país, principalmente en los estados de Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Yucatán, seguidos por Puebla, Guerrero y Nayarit.

En estos estados se concentran la mayoría de municipios con alta y muy alta vulnerabilidad al cambio climático, en especial, aquellos con menos de 50,000 habitantes (82.6 % de losmunicipios mencionados). Es importante que los municipios elaboren una Estrategia Municipal de Gestión Integral de Riesgos de Desastres (EMUGIRDE).

La guía elaborada por ONU-Habitat y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) pretende facilitar la elaboración y mejora continua de esta estrategia para que articule las obligaciones de los municipios en materia de protección civil, planeación y usos del suelo. Con este fin, recoge buenas prácticas nacionales e internacionales que las autoridades locales pueden implementar en sus respectivas localidades.

El papel de los gobiernos municipales en materia de Gestión Integral de Riesgos de Desastres (GIRD) es clave debido a su estrecha vinculación con la gestión de los usos del suelo, la planificación urbana, los reglamentos de construcción, la infraestructura y los servicios básicos, los diversos programas de protección civil y de contingencia, así como la preparación del personal municipal y de la población ante escenarios de desastres.

Estos temas están en el centro de agendas y acuerdos globales suscritos por México, como el Acuerdo de París, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana.

Ocho pasos para la Gestión Integral de Riesgos de Desastres, GIRD

Con el objetivo de traducir el marco normativo nacional de la GIRD en pasos concretos aplicables a las Administraciones de municipios mexicanos de hasta 50,000 habitantes, la guía retoma los ocho pasos de la Gestión Integral de Riesgos de Desastres definidos en la Ley General de Protección Civil mexicana.

Siguiendo estos pasos, las autoridades municipales contarán con herramientas para anticipar y prevenir la ocurrencia de desastres, conocer las etapas y fundamentos de la GIRD, evaluar su nivel de preparación y prever medidas que podrían implementar para mejorar su Estrategia Municipal de Gestión Integral de Riesgos de Desastres.

El análisis realizado por ONU-Habitat para la elaboración de esta guía determina que los fenómenos naturales que afectaron a más municipios entre 2000 y 2018 fueron: ciclones o tormentas tropicales (43%), lluvias atípicas, extremas o severas (28.1%), sismos (13%) e inundaciones fluviales o pluviales (12.2%).

A partir de estos resultados, se realizaron entrevistas a funcionarios de 25 municipios de hasta 50,000 habitantes de 19 estados para tener un acercamiento de su exposición a amenazas hidrometeorológicas y geológicas, de la aplicación de la reglamentación y de la GIRD a nivel local.

DESCARGAR: “Guía Metodológica de Estrategia Municipal de Gestión Integral de Riesgos de Desastres”

OTRA INFORMACIÓN DE INTERÉS: Cómo evitar que los desastres naturales repercutan en la economía de los países latinoamericanos