El intenso proceso de ajuste demográfico que el medio rural gallego vivió durante las tres últimas décadas encontró su freno durante los primeros años de la crisis económica. El deterioro del mercado laboral en las ciudades propició un retorno a las actividades del campo. Pero la incipiente recuperación económica parece haber provocado de nuevo un éxodo. En junio de este año, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), Galicia bajó por vez primera en su historia de la barrera de los 50.000 ocupados en el campo. Es decir, que en apenas una década, ha perdido a la mitad del empleo en su medio rural. A ello ha contribuido el envejecimiento, pero no es el único factor. Los jóvenes vuelven a dejar el campo.

En el análisis de la serie histórica puede apreciarse cómo en el período que va de 1995 al 2007, una fase de expansión económica, el descenso medio anual de la población ocupada en el campo se situó en una tasa del 8,5 %. En el 2009, con la crisis ya iniciada, se redujo hasta el 4 %. Y en los ejercicios de 2010 y 2011 se situó por debajo del 2 %. En el 2013, en cambio, subió hasta el 5,1 %. Y si se hace el cálculo de la variación interanual de los ocupados en el medio rural entre en el último ejercicio -de junio del 2013 a junio del 2014 – ese ritmo de descenso se acelera y se sitúa ya en el 14 %.

Leer noticia completa

Fuente: www.lavozdegalicia.es