¿Sabías que unas 700.000 personas viven en España en zonas inundables?

Antonio Embid y Francisco Pellicer son  miembros del grupo de investigación Agua, Derecho y Medio Ambiente de la Universidad de Zaragoza.

¿Cómo se gestiona que 700.000 personas vivan en zonas de alto riesgo de inundación?

A. Embid: En muchas ocasiones la causa de la inundación no se encuentra, precisamente, en la ubicación de las viviendas sino en lo que ha sucedido aguas arriba. En cómo se ha acabado con ciertos bosques o zonas que contribuían a diluir, canalizar, filtrar las lluvias y evitaban el desastre aguas abajo.

¿Se deben respetar los mapas de riesgo a 100 y 500 años?

F. Pellicer: Es imperativo y recomendable. Los expertos ven razonable el período de 100 años. En todo caso, no se trata solo del período de la amenaza, hay que tener en cuenta la vulnerabilidad de los bienes expuestos. La conjugación de los dos términos define el riesgo.

¿Influyeron en la intensidad de la última gota fría circunstancias como la falta de limpieza y las construcciones en cauces?

A. Embid: Una cosa es limpiar, adecuar, y otra dragar, que es lo que realmente se pide. En cauces que primero se han dejado reducidos a su mínima expresión por la apropiación de las zonas de dominio o por realizar actividades inadecuadas en las zonas de servidumbre. No tengo conocimiento de que alguna construcción haya cooperado a los daños, pero no me extrañaría que así fuera: ha sucedido en otras ocasiones.

¿Se cumple la ley con las ocupaciones de cauces?

F. Pellicer: El esfuerzo de algunas confederaciones hidrográficas, a pesar de la penuria de los medios humanos y económicos para ejercer esta función, es encomiable.

Fuente: 20 minutos