tree-959853_960_720

La destrucción de la selva amazónica de Brasil, la jungla tropical más grande del mundo, ha aumentado en un 16 por ciento durante el año 2015 respecto al año previo, mientras que el Gobierno de Dilma Rousseff lucha por aplicar una legislación para detener las talas ilegales.

Datos satelitales de los doce meses hasta finales de julio divulgados el jueves mostraron que 5.831 kilómetros cuadrados de bosques fueron talados en la Amazonía brasileña, un área de la mitad del tamaño de Puerto Rico.

Los datos divulgados por el Ministerio de Medioambiente confirman la información preliminar entregada recientemente por instituciones ecologistas que mostraron un aumento de la deforestación después del descenso registrado en el año 2014.

Leer noticia completa

Fuente: www.larazon.es