La emigración a Estados Unidos ha variado considerablemente a lo largo de los años.

Durante la mayor parte de la década de 1800, la inmigración fue predominantemente desde Europa occidental (Irlanda, Alemania, Reino Unido). Hacia el final del siglo, los países más al este de Europa (Italia, Rusia, Hungría) los substituyeron siendo predominantes en esta época. A partir de la década de 1900, la mayoría de los inmigrantes llegaron desde el mismo continente (Canadá, México) y en las últimas décadas se ha producido un aumento de la emigración procente de Asia. Las mismas tendencias son coherentes con la historia de la población nacida en el extranjero de la ciudad de Nueva York .

La animación orbita entorno a un eje temporal que podemos controlar. El resultado nos muestra aquellos países que, en un momento dado, más migrantes aportaron a Estados Unidos. La población está representada con pequeños puntos de colores (cada punto equivale a 10000 personas, aproximadamente) que se desplazan desde su lugar de origen en busca del “sueño americano”.

El mapa nos muestra claramente cómo a mediados del siglo XIX la práctica totalidad de la inmigración recibida en Estados Unidos era europea, resaltando de manera especial, países como Irlanda, Reino Unido y Alemania.

Lo que me parece particularmente interesante acerca de la emigración a los Estados Unidos es que cada “ola migratoria” que viene de un país en particular tiene una historia detrás de ella – la persecución, generalmente escapar de zonas de conflicto (por ejemplo, Judios que escapan Rusia ) o movimientos migratorios derivados de  problemas económicos (por ejemplo, la hambruna irlandesa de la patata o el colapso del sur de Italia después de la unificación de Italia).

Fuente: http://metrocosm.com/

Tsygal_cartografia