El lago de As Pontes, que hasta el 2007 ocupaba la mayor mina de lignito a cielo abierto de España, es la joya de la corona de Endesa en su apuesta por la responsabilidad social corporativa. Y aunque el enclave natural en el que se ha transformado el antiguo yacimiento minero -24 kilómetros cuadrados de zona restaurada, el equivalente a la superficie de la ciudad que abraza la M-30 madrileña- se disfruta desde hace dos años y es archifamoso en Galicia, no es tan conocido fuera de la comunidad.

Por ello ayer el proyecto se puso de largo en Madrid, en una jornada en la que se repasó la historia y la recuperación de la mina, organizada por el comité de energía y recursos naturales del Instituto de la Ingeniería de España. La iniciativa se gestó tras la reciente concesión del premio Fondena a Endesa, que su presidente, Borja Prado, recogió de manos del rey, y que espoleó la curiosidad por el proyecto fuera de Galicia.

Así, en la sede del citado instituto se hizo un recorrido por «la historia de éxito» que es la mina de As Pontes, desde que comenzó a explotarse a principios de los años 40 hasta la actualidad, ya convertida en un enclave natural de referencia.

Fuente: La Voz de Galicia

Leer noticia