En Argentina y en el mundo el agua es un bien escaso que debe gestionarse de forma sostenible. A medida que el cambio climático avanza y el desabastecimiento en todo el mundo es moneda constante: ¿luchará la gente por el agua o se unirá para protegerla?

El agua dulce está surgiendo como uno de los problemas más críticos de los recursos naturales que enfrenta la humanidad. Al aproximarse el año 2016, la población mundial se está expandiendo rápidamente, ejerciendo una presión incontrolable sobre el vital líquido.
La pregunta surge entonces como detonante: ¿qué podemos hacer para cuidarla?

Si bien las plataformas digitales para medir la disponibilidad, los nuevos métodos para sanear agua contaminada y cooperación entre los sectores sociales son algunos de los mecanismos que pueden permitir encontrar las soluciones, es necesaria una gestión sostenible del agua que tenga su razón de ser en un cambio de hábitos en el consumo. Aunque no se puede hacer responsable sólo al consumidor de la falta de conciencia, del derroche y la contaminación, es necesario poner a su alcance herramientas que le permitan disminuir y racionalizar el consumo.

Algunos datos.
En Argentina existen cinco millones de personas que no tienen acceso al agua segura, sin contar con las que deben caminar por lo menos 10 kilómetros para conseguirla. Éstas son las principales conclusiones que dejó la cuarta edición del Congreso Mundial del Agua, que se llevó a cabo en marzo en la Provincia de San Luis.
Pero también existe otra cara, la que pone en el tapete: fugas en la red, averías que no se reparan, riegos innecesarios en campos y jardines, derroche en las instalaciones y en las obras que las empresas prestadoras no repara, etc. Hay que adoptar medidas para poner fin al mal uso de un recurso que es de todos. Y no sólo para ahorrar y preservarlo, sino también para evitar la sensación de falta de acción y de impotencia que se siente frente a esas situaciones que escapan a nuestro ámbito de acción.

Por dónde empezar.
La concientización que se haga a los niños sobre el uso racional y eficiente y sobre la importancia de una buena administración de este recurso cada vez más escaso, es sin duda un punto importantísimo en esta faraónica tarea de preservar el vital elemento.
Sin embargo, crear una relación cierta entre los niños y el uso del agua, será posible sólo mediante esfuerzos educativos continuos.
Dentro de los planes de estudio de 4 y 5 año de Primaria en Argentina, se enseña a los niños el ciclo del agua en la naturaleza. Se les explica que este ciclo se renueva constantemente, sin tener en cuenta que la contaminación de los cursos de agua y el uso indebido de los mismos, hace que queden inutilizados para ser usados por el hombre.

Es, dentro de este espíritu, que decidimos trabajar con esos niños en especial y editar un libro con sus cuentos, como apoyo para que los docentes puedan trabajar el ciclo del agua con una visión actualizada acorde a la realidad ambiental que vivimos.
Elegimos para ello tres comunidades antagónicas dentro de la Provincia de Salta y como resultado, reflejaron historias divertidas, creadas desde diferentes vivencias, con anhelos y esperanzas y contadas por sus propios protagonistas: los niños.

Descargar libro Historias del Agua Contadas por Niños

Autora: DANIELA DEL VALLE CHAYA

tysgal